Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

Vea También...

Especiales

Vida Extra
22/02/2020 - 10:59
Uno de los videojuegos más icónicos de la historia sigue cautivando a los 'gamers' de distintas edades.
21/02/2020 - 14:36
En el país existen 69 lenguas nativas, 65 de origen indoamericano, la lengua Romaní y dos 2 lenguas criollas.









Recomendado

recomendado

Foto: El Espectador
15/01/2020 - 10:16
Cada 1 de enero los concesionarios aplican alza en tarifas de peaje en carreteras concesionadas del país, y este 2020 no será la excepción.
Foto: Cortesía
30/12/2019 - 09:36
La Unidad Policial para la Edificación de Paz trabajará tres áreas clave en la construcción de una paz para todos.
Foto: Cortesía
28/12/2019 - 12:16
Con 20 uniformados adscritos al grupo de carabineros y guías se realizó la travesía por el Occidente Antioqueño.

Encuesta

Sobre la legislación del aborto en Colombia, ¿con cuál opción estaría de acuerdo?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Enero 19, 2020 - 17:18

Las críticas de fondo al gobierno de Duque no pueden ser por repartir dulces a los niños pobres, esa es una práctica corriente que no tiene mayor contenido; el problema central es la falta de seriedad del mandatario y sus agentes tanto en la atención práctica de los asuntos a su cargo, como en la carencia de visión y perspectiva con la que se enfrentan a las enormes dificultades por las que atraviesa Colombia. Duque no solo se ve poseído por otro, sino difuso, blandengue, sin orientación, dando brinquitos de morro en morro evitando los charcos gigantescos y fangosos que va dejando a su paso.

 

Y la falta de seriedad se paga con creces. La pagan los gobernantes y los gobernados, no por igual por supuesto, finalmente para quienes detentan el poder es un lío personal, suyo y de un grupo reducido de individuos que probablemente no vuelvan a disfrutar del poder; pero para la gente del común son miles las implicaciones en sus vidas, en su futuro, en su economía, en su vida laboral y social, en su relación con el mundo, con la educación y la salud, y con no se cuantas cosas más.

 

En ese contexto, no es extraño que el mundo perciba a Colombia como el país más corrupto del planeta. No se nos ve como un país serio. Porque hay que decirlo, eso de ser o no el país más corrupto no está probado, probablemente así sea, pero no es el resultado del estudio, finalmente los criterios que sirvieron de base para el mismo no son fruto de investigaciones rigurosas sino de encuestas a miles de personas en diferentes países que manifestaron tener esa percepción de manera espontanea.

 

Eso no le quita importancia a la investigación, al contrario, lo que pasa es que el resultado debe leerse correctamente: no dice que seamos los más corruptos, sino que así nos ven en el resto del mundo. Y eso no es de poca monta, es gravísimo, somos una sociedad que no da confianza, que no tiene valor en su palabra, que no ofrece estabilidad en sus determinaciones ni en sus normas ni en sus decisiones judiciales, que confunde habilidosa y tramposamente -como en el juego de donde está la bolita-  los alcances de los compromisos adquiridos por los gobiernos, con los que se derivan del marco constitucional que nos rige y de las instituciones del estado que sirven de sostén a esta cada vez más debilitada democracia.

 

Cómo esperamos que nos vean desde afuera, si el gobierno haciendo política barata persiste en exigirle a los países garantes de las conversaciones en la Habana con el ELN, que incumpla los acuerdos a sabiendas que eso no va a ocurrir sencillamente porque hay procedimientos escritos, obligaciones claras y explícitas que obligan a los gobiernos intervinientes a seguirlas responsablemente en su rol de terceros. O cuando se escuchan las payasadas entre el embajador saliente de Colombia en Washington con la canciller recién nombrada, tratando con trivialidad y con lenguaje propio de los bajos fondos los asuntos más delicados de la política exterior del país. O cuando se leen las declaraciones de Ordoñez como embajador en la OEA diciendo que los cuatro millones de migrantes venezolanos son agentes encubiertos del comunismo internacional que promueve Maduro. O cuando Duque muestra fotos falsas en la ONU para demostrar la presencia de guerrilleros en Venezuela poco después de afirmar que la independencia nacional ocurrió gracias a la intervención norteamericana. ¡Por favor!

 

Duque se va para Bojayá -donde pasó semejante tragedia- a inaugurar un acueducto y a lavarse en algo la imagen por los asesinatos de los líderes sociales, pero los comunicadores de palacio lo sacan entregando colombinas al peor estilo del politiquero de barrio. Suena absurdo, pero eso lo dice todo.

Por Miriam Martínez Díaz

@PazAportes

WWW.PazAportes.org

- Software por Activisual -