Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

12/12/2019 - 09:12
México y miles de fieles celebran con diferentes actos religiosos para “Guadalupana” en la Basílica que lleva su nombre.
Foto: Ruven Afanador
10/12/2019 - 13:04
El 10 de diciembre de 1959 tras cuatro años de construcción, el presidente Alberto Lleras Camargo lo inauguró en Bogotá. [VIDEO]









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Para usted quién tiene más credibilidad en el desarrollo del Paro Nacional?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Agosto 21, 2019 - 17:10

En el mundo se pueden encontrar miles de personas, que con su capacidad de resiliencia nos han dado ejemplo. para salir de las tragedias que les ha tocado afrontar, sin amilanarse ante la adversidad que les ha traído limitaciones permanentes para desempeñarse como los demás seres humanos que no han debido afrontar un trágico hecho como al protagonista de nuestra historia sí le tocó.

Se trata de Zac Vaweter, quien se convirtió en una celebridad mundial, desde que pasó a ser la primera persona en subir los 103 pisos de uno de los rascacielos más altos del mundo.

El detalle que hace más particular e impactante esta historia es que él, nacido 31 años atrás en su natal Chicago, Estados Unidos, perdió una de sus piernas que fue amputada para salvarle la vida. Sin embargo, esta fatalidad no lo hizo desistir de su. propósito de hacer realidad su sueño-

Llamada también Willis Tower, o Torre Sears en sus comienzos, su altura alcanza los 442 metros, es decir, casi medio kilómetro extendido hacia arriba, como si  de romper el cielo se tratara.

Con toda practicidad, Zac se puso y aseguró apenas en segundos la prótesis que le permitiría ir en pos de su victoria, ante la incredulidad de la mayoría de quienes presenciaban la escena por televisión o en pantalla gigante.

Subir uno a uno los 103 pisos, sin más respiro que los breves descansos que los arquitectos suelen programar generalmente cada cinco niveles, no era un reto cualquiera.

Hasta entonces, ningún atleta, por completo, preparado y sano que estuviera, había podido subir ese montón de pisos de un solo envión. Muchos claudicaron una vez pasaron los 90 pisos. Cerca de la gloria, pero en materia de récords mundiales, no valen los casis y Vaweter sabía que tantos años de duros entrenamientos, y de adaptarse a su pierna biónica como si hubiera nacido con ella, no habría valido la pena si solo le faltara un piso para coronar.

Se había entrenado subiendo decenas de veces edificios que tuvieran 70 pisos o más, pero sabía que no encontraría sobre la tierra ninguna otra torre tan alta, tan imponente y tan icónica como la Willis.

No niega que en algunos momentos de la prueba su cuerpo quiso claudicar ante tanto esfuerzo. Lo que no supieron muchos hasta la competencia, es que su pierna artificial pesaba 8 kilos y medio, que le costó ocho millones de dólares que consiguió reuniendo dólar a dólar de las donaciones dadas por conocidos y anónimos benefactores, quienes  sólo querían que el joven discapacitado cumpliera su sueño. Su triunfo sería su recompensa.

La prótesis no lo traicionó y respondió leal y oportuna a cada una de sus órdenes de voz y a sus impulsos eléctricos. Seguramente pasarán varias décadas antes que otro atleta discapacitado como él, trepe más de 103 pisos cuando un edificio de esa magnitud sea construido quizá en su mismo país o no importaría si fuera en cualquier otro y él estuviera al tope de sus condiciones físicas y atléticas. Un ganador jamás improvisa.

Por: Jaime Eliécer Calvache Terán

- Software por Activisual -