[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

08/06/2019 - 08:57
Un día como hoy pero en 1929 en Bogotá, asesinado el estudiante Gonzalo Bravo Pérez y luego de denunciar la masacre de las Bananeras.
29/05/2019 - 11:51
El último miércoles del mes de mayo se eligió para visibilizar la historias de miles de personas que sufren de esta enfermedad. ¡VIDEO!









Recomendado

Encuesta

¿Cuál es su concepto del funcionamiento del VAR durante la Copa América?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Lunes, Junio 17, 2019 - 16:37

Después de varios años de no hacerlo, a partir del 2017, la pobreza en Colombia ha comenzado de nuevo a reactivarse y a comenzar a recuperar el terreno que había perdido en la última década transcurrida antes de 2017.

Y si crece la pobreza a nivel de país, Nariño no va a ser la excepción.

Entre 2017 y 2018 un total de 1.1 millones de 7 de pobreza en que otrora habían vivido y que creían haber superado quizá para siempre, o se unieron a nuevas generaciones de nacionales pobres que al convertirse en adultos siguieron afrontando en sus hogares la misma condición social de sus padres.

Si bien el término "pobreza" está muy ligado a nuestra realidad nacional y se lo repite con frecuencia en cada reunión en el que se hace alusión al tema, no siempre todas las personas tienen claro la acepción que los economistas le dan a esta palabra.

En un documento suscrito por el Dane y el Departamento Nacional de Planeación, se  explica que "la línea de pobreza es el costo per cápita mínimo de una canasta de bienes alimentarios y no alimentarios, en un área geográfica determinada. Por ejemplo, del departamento de Nariño.

Entendido lo anterior,  pero no sin antes dejar sentado que nunca nuestro país ha logrado alcanzar un nivel tolerable de pobreza en su población, si es que este flagelo puede ser social y humanamente soportable y justo si se sitúa en una determinada proporción, citamos como fuente un Informe de Desarrollo Humano que de entrada afirma con cierta ironía:

"A los nariñenses, que son pacientes y muy poco cuentan sus penas, la crisis social les está ganando terreno, sosteniendo que nuestro departamento tiene un nivel de pobreza que, incluso, está debajo del Chocó, y eso ya es mucho decir.

Ese análisis revela que hace 20 años la línea de pobreza en nuestra región era del 71.7%. En otras palabras, solo el 28.3% del millón y medio de personas que vivimos en la esquina suroccidental del país, escapan al nivel de pobreza.

Si bien aquí nos comienza a sorprender y a extrañar el altísimo porcentaje de nariñenses en situación de pobreza, el análisis que así lo asegura sigue:

Es la Defensoría Nacional del Pueblo la que nos advierte que las cifras pueden ser aún peores si se tiene presente que el deterioro de la base económica de nuestro territorio nariñense, el conflicto armado y el creciente número de desplazados son factores graves que, sin duda, están contribuyendo a empeorar más la crisis social que afrontamos.

En el documento de la Defensoría, que analiza el tema hasta el año pasado, asegura que el sector social de Nariño "no es muy prometedor". Al contrario -subraya- la actual situación de orden público y el desplazamiento forzado amenazan con profundizar las condiciones mínimas para la cohesión social y la convivencia pacífica.

Advierte que  "entre las amenazas que enfrenta Nariño está la incertidumbre de sus más de 1.600.000 habitantes frente al deterioro económico, los despidos masivos en el sector público y privado, las incursiones armadas y el desplazamiento".

Si bien no le vamos a discutir a la Defensoría del Pueblo que el departamento ha afrontado históricamente altos niveles de pobreza y miseria, especialmente en su sector rural, agravado por los altos índices de falta de empleo y oportunidades de educación, tampoco se le hace un bien a la región describiendo una realidad social tan apocalíptica, en la que no se hace excepción alguna de sectores hoy emergentes y alejados del nivel de pobreza,  ni tampoco se hace  alusión a la pujanza económica de su capital en la que vive más de un tercio de su población, en un buen porcentaje empleada y otra emprendedora y empresarial.

Nariño, y en especial Pasto, es dueño de una juventud mucho más emprendedora que la de generaciones pasadas y de una clase media creciente que explica el prolongado período de crecimiento que ha gozado el sector constructor y con él los demás sectores por el efecto transversal de la industria constructora.

- Software por Activisual -