Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Mayo 22, 2019 - 09:18

Al gobernador del departamento de Nariño, Camilo Romero Galeano, se le olvidó decir que también los programas de sustitución de cultivos de uso ilícito fracasaron. No solo ha sido un fiasco la fumigación con glifosato para erradicar la coca. Desde la implementación del plan alternativo “Si se puede” del exgobernador Antonio Navarro, similar esquema que continuo en su época Raúl Delgado y hasta el programa nacional integral de sustitución (Pnis) derivado del acuerdo de paz, del mismo gobernante actual, han fracasado en el sur.

El administrador regional le expresó al presidente, en el taller construyendo país del pasado 18 de mayo, que entre 2005 y 2010, fueron utilizados tres millones setecientos mil litros de glifosato con pocos resultados. Manifestó que en el año 2005 estaban sembradas 13.875 hectáreas con coca. Después de la fumigación los cultivos de uso ilícito crecieron a 17.285 hectáreas. Le advirtió a su superior: “¡Ojo! Diez años fumigando, diez años con glifosato y en diez años aumentaron los cultivos de uso ilícito en Nariño”.

Sin embargo, el líder del Partido Verde y protagonista de la política pública de gobierno abierto, sigue expresando “¿cuál es la propuesta, entonces, para 45 mil hectáreas?”. En esta última locución se acepta tácitamente que en los últimos años de análisis, incluido el presente 2019, los cultivos de uso ilícito se incrementaron en 260%, una espantosa relación de 1 a 3. Esta afirmación lleva consigo la aceptación del fracaso de todos los programas para terminar con los cultivos de coca: erradicación o sustitución.

Los cultivos de coca continuarán creciendo en Nariño. El inconveniente real no son las hectáreas sembradas, que de hecho se le debe dar un tratamiento de problema socioeconómico y no criminal. El asunto es que no se está tratando la dificultad desde el consumo y lo multilateral. Desde que haya consumidores de cocaína en Estados Unidos, Europa y Asia, seguirá existiendo un negocio lucrativo, habrá “business”. Surgirán nuevos capos o “patrones” en secuencia infinita. Ingresaran capitales transnacionales que llegaran hasta las veredas más recónditas en el territorio rural.

Ante un panorama desolador en la agricultura nariñense y colombiana, con elevados niveles de pobreza y abandono del estado nacional – regional, con costos de producción más altos que los ingresos de la economía campesina, siempre será más rentable cultivar coca que café, caña, frijol, aguacate, frutales, cacao, piscicultura, pequeña ganadería, que son en ultimas los productos sustitutos. No hay programa de sustitución o pos-erradicación que soporte la presión del capital transnacional de la cocaína. Los consumidores perpetuamente elevaran la curva de la demanda y del precio.

En alguna ocasión tuve la oportunidad de hablar con quién en ese momento era candidato a la Gobernación de Nariño. En un taller de plan de gobierno le expresaba que la política pública para terminar con parte de la economía ilegal en el departamento, pasaba por un programa integral de reconversión económica sustentable y con apoyo internacional. Que el uso de la fuerza y de la inteligencia de generales y sargentos no se debería concentrar en la erradicación o la neutralización de los cultivos y cultivadores de coca, sino en la interdicción del capital multinacional.
 

Por Harold Montufar Andrade.

- Software por Activisual -