Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Mayo 21, 2019 - 16:49

El DIARIO DEL SUR  se ha mantenido por 36 años ininterrumpidos saliendo antes que el sol. Siempre nos presenta la noticia fresca del acontecer del fin de semana o del día anterior. Muchos nariñenses tenemos gratos recuerdos en los tiempos cuando nació, en los años ochenta: fue una gran revolución del periodismo escrito, pues hasta ese entonces las noticias se daban a conocer a los dos o tres días de acontecido el hecho, sobre todo  en medios impresos regionales, porque la tecnología para ese tiempo era muy lenta. Tenían que armar los linotipos, pagina por página, con mucha paciencia, de tal manera que el concepto de noticia fresca era diferente a la de hoy.

Era de sorprenderse en el año de 1983 que en Pasto existiera un diario tan moderno; todo el mundo rumoraba que se enteró de la noticia a través del DIARIO DEL SUR. Fue todo un acontecer, teniendo en cuenta la marginalidad a la cual siempre había sido sometido el departamento de Nariño, y con la llegada de este diario prometía ponerse a la par con las demás capitales, no solo de Colombia sino del mundo.

El júbilo rondaba por doquier, las amas de casa lo compraban porque traía información de interés para sus quehaceres; los intelectuales estaban pendientes por la variada información histórica y cultural que se publicaba los fines de semana; los estudiantes lo tenían como fuente de consulta. Era común ver en los sectores populares o en la Plaza de Nariño las personas se aglomeraban porque alguien sostenía en sus manos el diario.

O tener el pretexto de hacerse lustrar los zapatos en la plaza, sólo por leer el periódico. Los señores siempre preguntaban: ¿tiene el diario? Y con aquel lustrabotas que lo disponía se hacían embolar los zapatos.

El DIARIO DEL SUR llegó a inmiscuirse tanto en la vida de los nariñenses, que diríamos que pasó a ser un miembro dialogante de la familia, porque en torno a él giraban las conversaciones del hogar. Lo usual era estar pendiente que llegue muy temprano a la tienda de la esquina para comprarlo o adquirirlo con el voceador que pasaba por todos los barrios.

Linda época que constituyó el diario en la mente de todos los nariñenses, basta con salir a la calle, y muy desprevenidamente, preguntarle a un ciudadano transeúnte que qué recuerdo tiene del DIARIO DEL SUR y de seguro va a referenciar algún hecho sobresaliente en el que se enteró a través de este medio: las erupciones del Galeras, los triunfos del Deportivo Pasto, el terremoto de Popayán, las visitas de los papas, las partidas de los personajes ilustres de Nariño, tantos sucesos que se escribieron en la páginas de nuestro diario.

Considero que no hay una fuente de consulta más grande de los temas regionales, como la que reposa en el Banco de la República y en algunas bibliotecas con la colección del DIARIO DEL SUR. La historia y el acontecer escritos día tras día, por hombres y mujeres con grandes virtudes que se enamoraron de una linda profesión, como lo es el periodismo.

De cuando en vez, las señoras encargadas de hacer el aseo del edificio donde vivo me vienen a tocar la puerta para que les regale los periódicos para limpiar los vidrios, pero ellas no proceden con su labor antes de echar una mirada al periódico y levantarlo ante sus ojos y entretenerse de la noticia de la que no tuvieron oportunidad de verla.

El comentario que se hacía en los barrios cuando un hecho extraordinario ocurría era: “mañana compramos el DIARIO DEL SUR”. La gente tenía razón, la noticia estaba ahí con fotos de la escena del suceso. Y cómo no recordar una sección tan tradicional en el periódico como la de Pedro Bombo, a través de la cual se siguen haciendo las denuncias.

Muchas generaciones crecimos y vimos el paso implacable del tiempo, mientras el acontecer era registrado en las páginas de DIARIO DEL SUR. Todas las miradas se han hecho posibles gracias a su existencia. Es la ventana que nos permite ver todo el acontecer del sur.

fundacionecosofia@gmail.com

- Software por Activisual -