[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

27/07/2019 - 09:18
El consumo de alcohol, el tabaquismo y la infección del VPH aumenta los riesgos de esta enfermedad. [VIDEO]
08/06/2019 - 08:57
Un día como hoy pero en 1929 en Bogotá, asesinado el estudiante Gonzalo Bravo Pérez y luego de denunciar la masacre de las Bananeras.









Recomendado

Encuesta

¿Quién cree que ha sido el mejor ciclista en la historia de Colombia?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Julio 3, 2019 - 16:57

Según un informe revelado por la Superintendencia Nacional de Salud, 21 Empresas Prestadoras de Salud –EPS-, obtuvieron utilidades por $427 mil millones.

Hasta ahí, los colombianos que estamos convencidos de que estas organizaciones, con muy raras excepciones, hacen del pésimo servicio, un gran negocio, esa teoría explicaría en buena parte estas utilidades.

Sin embargo, ellas son la excepción en el gran universo de las EPS que funcionan en nuestro sistema de prestación. Y, seguramente, ese superávit premia con justicia su buen manejo administrativo y su muy aceptable servicio a los usuarios que les corresponden con su fidelidad.

El problema es que las demás, las que protagonizan la debacle que soporta la mayoría de empresas prestadoras de salud del país, gobernadas o por pésimas administraciones que ni siquiera haciendo trampa al Estado y prestando un mal servicio a sus usuarios, reportan utilidades.

Sus deplorables resultados que se reflejan en pérdidas netas que se elevaron a $1,3 billones, hacen que en conjunto, el ejercicio en el año pasado reportó un saldo en rojo de $3.500 millones que perdieron en cada uno de los 365 días de 2018.

Es decir, que si no hubiera sido por las 21 EPS que acumularon utilidades por $427 mil millones, el balance del colectivo de prestadoras de salud hubiese sido aún más paupérrimo.

De acuerdo con el ente que vigila a estas empresas, el 50% de las pertenecientes al régimen contributivo, percibieron utilidades por $164 mil millones. Sin embargo, la otra mitad tuvo una enorme pérdida que asciende a 875 mil millones, lo que configura un saldo abismal en rojo del sistema de $711.000 millones.

¿Cómo se le puede llamar a este triste y vergonzoso panorama? ¿Ineficiencia absoluta o corrupción? ¿Tal vez las dos cosas?

Pero si por estas organizaciones que gozan de la pulpa del negocio de la salud, llueve, en las que atienden el régimen subsidiado, que también debería ser un lucrativo negocio, no escampa. El 43% obtuvo ganancias por $262 mil millones, en tanto que el 57% de las entidades reportó pérdidas que sumaron en total $848 mil millones.

 

Si estos entes aplicaran principios de eficiencia y calidad en favor de sus usuarios y sus recursos se manejaran con total pulcritud y eficiencia en la inversión, estaríamos ante un panorama de recuperación y fortalecimiento.

El buen ejemplo lo constituyen las entidades de aseguramiento voluntario, las que obtuvieron en el mismo período utilidades netas por el orden de los $516 mil millones. La mejor tajada corresponde a las empresas de medicina prepagada que lograron el 69% de ellos.

¿Y cuál es el panorama que nos muestran los hospitales públicos? Por fortuna y para consuelo en medio de tanto caos de las EPS, el 71% de los hospitales públicos del país, alcanzó el año pasado utilidades por un billón de pesos, a pesar de que estas entidades no tienen usuarios cautivos como las EPS.

Solamente un tercio de estas empresas sociales del Estado reportaron un saldo en rojo que alcanza los $386 mil millones.

Bien podría el Gobierno Nacional, aparte de comenzar a pagarle a las EPS y a los hospitales públicos y privados la multimillonaria deuda que ha acumulado, hacer que los gerentes y ejecutivos de los centros asistenciales exitosos, compartan sus experiencias de buena administración gerencial y el logro de objetivos, en el que el trabajo en equipo debe ser su fundamento.

Ante esta realidad preocupante que hemos esbozado en torno a lo que está pasando con las empresas prestadoras de salud, el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Salud y la Superintendencia, tienen el enorme reto de depurar el sistema al que se acoge la gran mayoría de colombianos.

- Software por Activisual -