Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Junio 28, 2019 - 16:39

El señor Presidente de la República no deja de prometer la extradición para el exguerrillero de las Farc Jesús Santrich. Según él porque no se puede empañar la imagen del parlamento permitiendo que en él tome asiento un mafioso. Quizá su memoria con relación al pasado reciente de este país, al que le tocó gobernar, no le diga mucho porque él paseaba por los Estados Unidos como estudiante, mientras Mancuso, Don Berna y Báez, eran recibidos con ovaciones por el 30 por ciento de congresistas elegidos con sus dineros en el recinto del cual hoy quieren sacar a Santrich los mismos que no dudaron en llamar a alias Job para que entrara por el subterráneo del palacio a hablar con el Presidente, solo que hoy se camuflan con el traje de decentes sin que les importe mucho saber que el disfraz más que disimular su verdadera condición moral, los delata. Pues las orejas de lobo no van con el abrigo de cordero.

El procurador Carrillo insiste en pedir para Santrich orden de captura, porque igual que al Presidente los recuerdos no les alcanza para ver el pasado común de todos los que han parasitado de los votos. Para él, por ejemplo, lo sucedido con el partido Liberal, de cuyas huestes proviene y es digno representante, y el auge de los dineros del narcotráfico en las campañas donde se ha buscado ganar votos para cualquier candidatura, es literatura de ficción. Como para Ripley, se decía antes para expresar el asombro ante lo no creíble pero verdadero, pero existen personas como el procurador y el presidente Duque que hoy se muestran ignorantes de la manera como los dineros de la exportación de cocaína, marihuana y heroína terminó siendo el soporte no solo de la elección de cualquier reina de belleza, sino que también de los cargos de representación en el Estado, de presidente para abajo o de edil para arriba.

Olvidan o prefieren ignorarlo que detrás de algún gran funcionario público siempre ha estado, desde hace 40 años, un cartel del narcotráfico, una oficina de sicarios, la compañía de abogados expertos en meter la mano a las arcas del gobierno y un holding de mafiosos a la espera de que se le cumpla el compromiso de depositar la gobernabilidad de este país en sus manos.

Los honorables congresistas del centro hacia la derecha se sienten incómodos con la presencia de Santrich en un lugar que han hecho suyo sin escatimar en cualquier costo monetario y moral, por lo mismo consideran contar con la suficiente autoridad para empujarlo de su silla y sacarlo a sombrerazos. Según ellos en defensa de la moral que los caracteriza. Estos señores de medios más que de fines dicen eso sin sonrojo ni siquiera al declararse impedidos para debatir y votar leyes que buscan castigar el delito de cuello blanco atendiendo a su real dimensión, con penas de verdad correctivas, como la de purgar los años de condena en cárceles y no en cómodas mansiones.

Mientras lo ven mal, le recriminan su presencia entre ellos y lo soslayan puro impuro, hacen caso omiso de la máxima que manda a que la mujer del Cesar no solo debe parecer decente si no que debe de serlo. Pero ahí están, como en la consigna que se agita durante cualquier manifestación de estudiantes universitarios y obreros, todos ellos son eso que en mal en un exguerrillero. Solo se diferencian del señalado Santrich porque llevan el código bajo el brazo y tienen la convicción de que sus delios no existen y si lo fueren pues no pasan de ser pecadillos que se exculpan repartiendo la marrana con los funcionarios encargados de investigar y valorar el delito más los jueces de quienes depende su absolución o condena.

POR: RICARDO SARASTY

ricardosarasty32@hotmail.com

- Software por Activisual -