Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Noviembre 6, 2019 - 17:46

Los más recientes acontecimientos en Ecuador, Chile, Bolivia y Argentina nos dan a entender que estamos frente a un panorama totalmente nuevo, en el cual la población civil ha alcanzado una cualificación que permite hacerle frente a las políticas neoliberales. Y no es para menos cuando los sectores populares de estas naciones están sufriendo el coletazo por el endeudamiento con el FMI con el cual, este organismo multilateral, impone una serie de medidas para garantizar los empréstitos.

Para las naciones latinoamericanas no hay escapatoria: reducción de impuestos para los empresarios y más tributos para la población. Eso fue precisamente lo que hizo Lenin Moreno en Ecuador, dictar un decreto en el cual se aumentaba el precio en los combustibles, la reducción de las vacaciones de 30 a 15 días, descuentos de un día de salario al mes a los empleados oficiales para tapar el hueco fiscal de las gabelas entregadas al sector financiero.

Moreno tiene un perfil macabro que no nos brinda ninguna confianza. Antes de asumir la Presidencia de la República estuvo radicado en Suiza, donde se dio una vida de príncipe. En este lugar hizo sus planes malévolos en detrimento de la población ecuatoriana, obtener un crédito por 4.200 millones de dólares.

Esta negociación lo obliga a dar un cambio de postura: de haber sido fórmula vicepresidencial de Rafael Correa (2007-2013), da un giro a la derecha, reversando algunas acciones que le permitieron mayor autonomía al Ecuador, como regresar la Base Militar Estadounidense de Manta, sacar a Ecuador de la Unasur y del Alba; pero por el contrario, ingresó a Ecuador en el Grupo de Lima, que es el equipo de países que se opone a reconocer a los gobiernos democráticos con arraigo popular y entregó a los Estados Unidos al periodista Julian Asange, que estaba como refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres.

Además, hizo fuertes acusaciones en contra de Correa, quien fue su mentor, señalándolo de ser el autor intelectual del intento de secuestro del político opositor Fernando Balda, con lo cual se solicitó a la Interpol emitir circular roja para que se lo capture en cualquier lugar del mundo.

Cuando Ecuador estaba encendido y Moreno refugiado en Guayaquil, con una decena de muertos, miles de heridos y cerca de 500 detenidos, sale el mandatario a los medios de comunicación con un discurso lastimero a decir que respeta la protesta social, pero que los desmanes fueron cometidos por Maduro y Correa. Pobre usted, señor Presidente, fue la población indígena y mestiza la que otrora había derrocado a tres presidentes.

Reversadas las medidas económicas del traidor Moreno, el escenario del movimiento social encendido se traslada a Chile donde los estudiantes, trabajadores y jubilados se oponen a la subida de tarifas del metro. El gobierno de Piñera se convirtió en el peor referente para la población latinoamericana. Sus antecesores ya habían llevado al traste con el sistema pensional creando el régimen de ahorro individual, que fue replicado en Colombia por el sector financiero encabezado por Luis Carlos Sarmiento Angulo y el Grupo Empresarial Antioqueño.

Es penoso saber que en Chile los pensionados tienen que batirse con una pensión de hambre que los condena a un estado de penuria, mientras un sector minoritario vive en la opulencia, como su señor Presidente, magnate de medios de comunicación y de la aerolínea LAN.

Tampoco deja de sorprendernos que Bolivia arde por el inconformismo ante algunas irregularidades presentadas en los escrutinios de las primarias donde se suspendió la transmisión de la información al país, para luego dar como ganador a Evo Morales sobre el expresidente Carlos mesa con 47 y 36 por ciento, respectivamente, cumpliendo los requisitos de una diferencia de al menos el 10 por ciento, el primero sobre su contendor más cercano.

Las denuncias en la OEA no se hicieron esperar, donde por mayoría le piden a Evo que permita verificar los resultados y que se someta a una segunda vuelta. Nadie puede negar que en los últimos años Bolivia tuvo una gran prosperidad económica y mejoraron las condiciones de vida para sus habitantes, pero ya está bien de tanta reelección. Es la cuarta, y eso genera desconfianza entre la población.

Finalmente, Argentina también se ha movilizado en contra de las políticas neoliberales de Mauricio Macri. Los estudiantes, las amas de casa, los obreros, los trabajadores llenaban la plaza del obelisco para derrotar esta estrategia nefasta de reducir salarios y ultrajar a la población civil con los antidisturbios. Argentina dijo no al neoliberalismo, como lo dice toda Latinoamérica, eligiendo a Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner como la fórmula progresista. 

 

Por: Aníbal Arévalo Rosero

- Software por Activisual -