[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

27/07/2019 - 09:18
El consumo de alcohol, el tabaquismo y la infección del VPH aumenta los riesgos de esta enfermedad. [VIDEO]
08/06/2019 - 08:57
Un día como hoy pero en 1929 en Bogotá, asesinado el estudiante Gonzalo Bravo Pérez y luego de denunciar la masacre de las Bananeras.









Recomendado

Encuesta

¿Quién cree que ha sido el mejor ciclista en la historia de Colombia?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Diciembre 4, 2018 - 12:25

Hace varios años la noche de las velitas, las novenas de aguinaldos, la Nochebuena y el 31 de diciembre los celebrábamos, además de la comida típica de esta época, con mucha pólvora.    

La explosión de los totes, los ‘cuetes’, los voladores y el cielo lleno de globos eran los ingredientes que no podían faltar para conmemorar estas fechas especiales. Crecimos en un ambiente en donde para espantar a los malos espíritus del año que terminaba rellenábamos los muñecos con gran cantidad de pólvora.     

Así transcurrió nuestra infancia, esquivando ‘cuyes’ o buscapiés, exponiéndonos a que nos quemáramos con una vela romana o un diablillo. Pero no todos salíamos ilesos de esas épocas de abundancia de fuegos artificiales, de ruido y contaminación.     

Muchos de nuestros contemporáneos debieron sufrir graves quemaduras, amputaciones y hasta la muerte por esa costumbre de celebrar con pólvora estas fechas que se deben caracterizar por ser de alegría.      

En esos tiempos no había prohibición de estos elementos pirotécnicos y tampoco se llevaban registros de víctimas. Los vendedores de pólvora hacían su agosto en diciembre a costa de las consecuencias que pudieran sufrir quienes les compraban esos elementos.    

Ahora, a pesar de las campañas que se realizan por los medios de comunicación o con visitas a los establecimientos educativos sobre el peligro que representa la manipulación de pólvora, sobre todo por parte de los menores de edad, esta costumbre no ha desaparecido totalmente.   

Incluso la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar lanzó a nivel nacional la campaña Fiesta sin pólvora, con la cual busca evitar que los niños, niñas y adolescentes sufran lesiones, intoxicaciones o daños permanentes por la manipulación de la pólvora.     

No solo las personas se afectan en esta época de jolgorio y de ruido, también los animales de la calle, principalmente los perros, que deben huir de la ciudad en busca de refugio.       

No utilicemos pólvora, y menos mezclada con licor, porque podría ser fatal. Recuerde que si se vuela los dedos estos no vuelven a crecer.   

 

Edgar Enríquez

- Software por Activisual -