Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

15/01/2020 - 09:38
El activista estadounidense y pastor que luchó por los derechos civiles de los afroamericanos.
02/01/2020 - 16:27
La celebración nació en México, recuerdo de un enfrentamiento de reos en Tampico, en el 1927, día en que un gran número de uniformados perdió la vida.









Recomendado

recomendado

Foto: El Espectador
15/01/2020 - 10:16
Cada 1 de enero los concesionarios aplican alza en tarifas de peaje en carreteras concesionadas del país, y este 2020 no será la excepción.
Foto: Cortesía
30/12/2019 - 09:36
La Unidad Policial para la Edificación de Paz trabajará tres áreas clave en la construcción de una paz para todos.
Foto: Cortesía
28/12/2019 - 12:16
Con 20 uniformados adscritos al grupo de carabineros y guías se realizó la travesía por el Occidente Antioqueño.

Encuesta

¿Cree que en medio de las protestas, miembros de un gobierno local deben dialogar con encapuchados?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Noviembre 30, 2019 - 17:02

Hoy en día la palabra vándalo está de moda y por todos lados se escucha, como consecuencia de los hechos de violencia y de inseguridad generados tras las jornadas de protesta de ciertos sectores de la sociedad colombiana que se sienten inconformes con el actual Gobierno Nacional.

No obstante, hablarse de vándalos, mucha gente, incluso quienes se encajan en esa definición, no saben su origen; razón por la cual es preciso traer a colación que la palabra vándalo tiene que ver con un pueblo germano que habitó la Europa central, entre Alemania y Polonia, y con su rey Genserico llegó a ser una potencia militar que invadió, saqueó y destruyó Roma en el siglo V de nuestra era.

Muchos años después, el cura francés Henri Gregoire, se encargó de hacer universalmente famosos a los vándalos, al darle ese nombre a fracciones del pueblo que en medio de la revolución francesa destruían los monumentos artísticos como los museos, los palacios las catedrales, los castillos y todo cuanto encontraban a su paso.

De allí en adelante la expresión vándalo se utiliza para hacer referencia a una persona o un grupo de personas que actúan de la misma manera, organizadamente o no, para destruir, robar, saquear y violentar propiedades privadas y públicas, etc.

Frente a esa situación se ha llegado a decir por algunos tratadistas de este flagelo, como el periodista Juan Manuel Ruiz, que el “vándalo tiene su propia teología. La destrucción es su dios. La sevicia y el odio, sus instrumentos. La pintura y su firma, sus ornamentos. Infiltrarse en la legítima protesta y desprestigiarla es su liturgia. La impunidad de su irrupción es su victoria”.

¿Qué hacer, entonces para combatir y atacar el vandalismo? Es la pregunta. Sin embargo, antes que en Colombia el vandalismo llegue a convertirse en otro factor de violencia como la guerrilla, los paramilitares y el narcotráfico, la ley y el castigo parece ser la respuesta.

 

El fin de la protesta

 

 “No hay mal que dure cien años, ni cuerpo que lo resista”, dice un adagio popular. Y esto se podría aplicar a las manifestaciones posteriores a las del 21 y 22 de noviembre.

Las últimas protestas realizadas no han tenido la convocatoria ni la fuerza de las dos anteriores y quizás también ocurrirá lo mismo con las que se ha anunciado que vendrán antes de terminar el año.

Aquí en Colombia, a pesar de los llamados que hacen ciertos dirigentes políticos y sindicales para que los ceses de actividades continúen porque quieren pescar en río revuelto, “las manifestaciones poco a poco van creando las propias condiciones para su finalización”.

En ese sentido, entonces, podemos observar que “los comerciantes que ven sus negocios vandalizados o que no pueden abrir día tras día, son los primeros que comienzan a oponerse a la protesta violenta prolongada. La gente del común, que no cuenta con transporte o no puede presentarse al trabajo, va tomando distancia hacia las manifestaciones. Los vecinos de conjuntos que no pudieron dormir cuidando sus propiedades ganadas con mucho esfuerzo y ahorro comienzan a ver con antipatía el desorden”.

Y, así, posiblemente, solo unos cuantos protestantes permanecerán activos en algún lugar en donde puedan llamar la atención, mientras miran como “las marchas se marchitan y van ganando más antipatías que seguidores”.

Por: Luis Eduardo Solarte Pastás

solarpastas@hotmail.com

- Software por Activisual -