Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Fotos: utb.edu.co
27/09/2019 - 09:24
La edición 40 se realizará en Nueva Delhi, India, y bajo el lema "Turismo y empleo: un futuro mejor para todos".
Foto: Referencial
15/09/2019 - 10:54
Cada 15 de septiembre se celebraría el Día Internacional de la Democracia. Hay 48 países donde la dictadura es la forma de Gobierno.









Recomendado

Encuesta

¿Cuál cree que es el mayor problema que afrontan los estudiantes universitarios en Colombia?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Abril 12, 2019 - 09:49

Cuando por primera vez vi y oí al Dr. Santiago Montenegro Trujillo decir que el salario mínimo de los colombianos era el más alto del mundo, ante un auditorio conformado por lo más representativo de los gremios financieros de este país, pensé que el Dr. estaba matizando su exposición, tan grave como debe de ser un discurso sobre economía, con una broma, pero me llamó también la atención que luego de lo afirmado nadie riera ni mostrara algún gesto de relajación, al contrario, el recinto permaneció en silencio y el expositor no varió su pose solemne.

Bueno, a lo mejor no era una chacota de esas que se dicen para carcajear con mandíbula abierta, de pronto fue de esos apuntes propios del más fino humor intelectual que se aprueban con una sonrisa disimulada para no dar que decir entre tanta gente adusta, dada la circunstancia tan transcendental.

Por eso mismo, para salir de la duda de nuevo, en los noticieros de la noche, volví a verlo y oírlo y descubrí que no existió en el Dr. Montenegro Trujillo la menor intención de sacar del marasmo a más de uno de los que lo escuchaban sin mover un solo músculo del rostro. No, aquello de que los colombianos ganamos el salario mínimo más alto del mundo era una afirmación grave dicha por una persona que no asiste a un evento en donde se va hablar del dinero si no es para hacerlo con mucha seriedad.

Sí, los colombianos ganamos el salario mínimo más alto del mundo. Los Estudios realizados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde) y el del Banco BNP Paribas lo demuestran, tal como lo sustentó el Dr. Montenegro. Solo que se debe tener en cuenta que los investigadores que adelantan este tipo de estudios pueden estar afectado por lo que en el ámbito de la academia se conoce como el síndrome de Belmont consistente en la actitud compulsiva por el trabajo de muchos de estos académicos que terminan remplazando sus hogares, en lujos condominios, por las oficinas  y las aulas de sus facultades de economía, ocupados en largas y tediosas exposiciones alrededor de los fenómenos macroeconómicos, las ecuaciones que permiten sus cálculos y las variables e incidencias en el mercado, la productividad y los indicadores financieros.

Lejos siempre de la realidad donde no aplica más que la suma y resta del valor específico del contante y sonante, en el momento de cobrar o pagar por consumir un producto o disfrutar de un servicio.

Su discurrir trascendental solo permite entender que uno es el mundo disfrutado por ellos en esas burbujas en donde artificiosamente viven, sin conocer siquiera los billetes que le dan forma al salario mínimo y otro  el de los mortales sometidos a vivir contando monedas y billetes de a mil en los almacenes que ofertan remates de temporada para llevar dos o tres objetos con el precio de uno, y en los bancos a los cuales religiosamente se asiste a pagar una deuda, convertida en alma por ser lo único eterno del deudor.

Por esto con el objetivo único de saber qué tan cerca o lejos se encuentran de la economía de bolsillo estos genios del diseño de las políticas públicas, relacionadas con la distribución de la riqueza del país, producida por los ciudadanos mediante su mano de obra, hasta bueno sería que dijeran cuanto de agua, de corriente eléctrica y gas consumen y cuál es el monto que pagan por el servicio.

Pues a ninguno de ellos lo han visto merodear por entre bultos y canastas un día de mercado, calculando lo que pueden alcanzar a comprar con el salario mínimo más alto del mundo, pues sus honorarios lo superan 1000 veces más.

Ricardo Sarasty.

ricardosarasty32@hotmail.com

- Software por Activisual -