Se encuentra usted aquí

Opinión

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Ruven Afanador
10/12/2019 - 13:04
El 10 de diciembre de 1959 tras cuatro años de construcción, el presidente Alberto Lleras Camargo lo inauguró en Bogotá. [VIDEO]
09/12/2019 - 10:02
Esta fecha se escogió con el fin de crear conciencia y desde las Naciones Unidas trabajar para erradicar este gran problema.









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Junio 8, 2019 - 18:05

Hemos llegado a un punto en donde el departamento de Nariño se ha convertido en una especie de “oasis” para que la delincuencia común y organizada que procede de otras regiones del país se refugie.

Varios son los casos en que la guerrilla, paramilitares, narcotraficantes y delincuentes de todos los pelambres se han visto seriamente comprometidos por las acciones que ejecutan en contra de la población civil y de las mismas instituciones de nuestro sistema de gobierno.

 Ante los hechos graves de inseguridad y de violencia que se han hecho evidentes, se anuncian por las autoridades (civiles, judiciales, policivas y militares), cuando aquellos ya han sucedido, una serie de medidas tendientes a proteger la “vida, honra y bienes” de los habitantes que sobreviven en medio de la guerra que padece el país y que no se vislumbra en el inmediato futuro cuándo es que va a dejar de existir por completo.

Sin embargo, la efectividad de tales medidas en la mayoría de los casos resultan infructuosas. Y ponen en tela de juicio los mecanismos y acciones que se diseñan por nuestras flamantes autoridades en los cansones Consejos de Seguridad dizque para contrarrestar en forma acertada la violencia que hoy carcome al territorio nariñense, así digan lo contrario.

Mientras la gente exige que se cumplan a cabalidad con las normas constitucionales y legales en torno a la restauración del orden público y consecuencialmente a la seguridad de los nariñenses, las autoridades pregonan una y otra vez que se requiere para ello una decisiva colaboración de la comunidad y un mayor aporte presupuestal en aras de dotar a los efectivos de la policía y el ejército de modernos equipos logísticos que conlleven a combatir el delito sin ninguna clase de contratiempos.

En tanto se dan discusiones bizantinas sobre lo que en verdad debe ser la participación de la sociedad y la acción de las autoridades, la delincuencia (sea común y organizada) aprovecha la oportunidad para proseguir libremente con sus ejecuciones frente a la mirada estupefacta de quienes de una u otra manera llegan a ser sus víctimas.

En campos y ciudades de nuestro departamento casi que a diario se vienen dando una serie de acontecimientos matizados bajo el flagelo de la violencia que en ocasiones son desconocidos; por cuanto la gente no denuncia o no hay presencia del Estado con sus instituciones, o éstas hacen caso omiso del problema, limitándose únicamente a contentar a la opinión pública con demostraciones timoratas de efectividad cuando se coge a o se da con el paradero de un simple ladronzuelo o de un expendedor de cinco o diez papeletas de algún alcaloide, al cual los encargados de administrar justicia posteriormente se encargan de dejarlo libre por falta de pruebas o violársele el debido proceso.

Sinceramente, a estas alturas, no obstante haberse firmado un Acuerdo de Paz con las Farc, uno ya no sabe si la paz será esquiva a nuestro alcance.

Aquí, mientras el gobernador Camilo Romero piensa que gobernar es solo entregar puestos burocráticos, repartir unas cuantas migajas a través de cabildos, dar a los hambrientos un pan con agua de panela y ponerse la camiseta del Deportivo Pasto para dar a entender que se está con el pueblo, vamos a seguir cobijados con el macabro manto de la violencia que hoy en día cubre a Nariño desde “el mar hasta el Galeras y desde el monte hasta el confín”.

Por: Luis Eduardo Solarte Pastás

solarpastas@hotmail.com

- Software por Activisual -