Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

08/12/2019 - 09:20
[EN VIVO] Santiago Cruz, Doctor Krápula, Monsieur Periné, Adriana Lucia y César López tocarán el 8 de diciembre.
28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Jueves, Julio 11, 2019 - 16:18

La realidad económica de los paneleros colombianos y, muy particularmente, de las familias nariñenses que se dedican a esa centenaria actividad como su medio de sustento, ha tocado fondo.

El gobierno lo sabe, pues la situación ha sido puesta ante el Presidente de la República en busca de soluciones urgentes y efectivas, que los saquen en el menor tiempo posible de la profunda crisis que viven, por cuenta de la vertical caída de los precios del producto.

Una de las ayudas mencionadas desde la Casa de Nariño son los créditos blandos, a través de Bancoldex, a los que podrían acceder los paneleros para empezar a paliar su trance económico.

Sin embargo, el ofrecimiento se percibe por parte del gremio como más de lo mismo. Nada nuevo ni ingenioso. Un pañito de agua tibia para el cáncer que consume sus pequeñas economías, Están en quiebra y como toda solución les dicen que hay que endeudarse para empezar a cambiar la realidad que padecen. ¿No es un contrasentido?

Lo que el Presidente no recuerda es que esta emergencia económica no se la inventaron los paneleros del país, quienes lo que han hecho día es trabajar duro para no claudicar ante las vicisitudes, ante esa sensación de soledad y desamparo que sienten, no de ahora ni desde el año pasado, sino desde hace mucho rato.

No es su invento por culpa propia sino una directa consecuencia de los múltiples tratados de libre comercio que ha firmado Colombia, a diestra y siniestra sin estar realmente preparados para competir con los productos foráneos, objetos de subsidios a la producción que no tienen los pequeños y medianos empresarios del país. No aprendimos nada de los devastadores efectos que tuvo la apertura económica de César Gaviria.

Cuando se firmaron esos convenios comerciales, generalmente con mercados más grandes y de mayor peso que el nuestro, quedamos en desventaja porque en lugar de incrementar los volúmenes de productos que se estaban exportando 20 años atrás, fue el país el que abrió las puertas a la entrada masiva de la producción  extranjera sin pago de aranceles, en la que estaba, por supuesto, la panela, de menos calidad, pero mucho más barata, factor suficiente para que nuestro producto paulatinamente fuera perdiendo su lugar en los estantes de las grandes superficies donde difícilmente habían logrado llegar, y también de los containeres en que parte de nuestra producción regional salía para los mercados externos, cuando las épocas eran menos azarosas.

Un crédito blando de Bancoldex pueda que sea de ayuda a los grandes productores de panela, mucho mejor tecnificados que los nuestros y que cuentan con músculo económico mucho más grande, lo que les permite paliar de mejor manera una caída de los precios, pero no para los paneleros nariñenses.

Lo que realmente necesitan es que les mejoren las condiciones del mercado nacional para que se incremente la demanda y, de paso, mejore el precio de su producto.

¿Cómo hacerlo? Frenando la invasión del mercado de la panela en Colombia, que a través de enormes embarcaciones que cruzan los mares provienen especialmente de países asiáticos. Combatiendo la competencia desleal que les hacen quienes producen desde la informalidad y la clandestinidad, muchas veces sin observar las mínimas condiciones que demandan las normas sanitarias que hace respetar el Invima.

Poniéndole el freno también al oportunismo de quienes no siendo paneleros tradicionales se ponen a producir panela cuando el precio está favorable en el mercado, o cuando siendo productores de azúcar afrontan una superproducción o baja demanda del endulzante proveniente de la caña y deciden hacer panela y sacarla a bajos precios al mercado interno, sin mayor observancia de los ítems de calidad

- Software por Activisual -