[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Reuters
18/05/2019 - 16:47
El propósito es concientizar al público sobre el papel que cumplen estos recintos en el desarrollo de la sociedad.
Granma
27/04/2019 - 11:15
Las primeras elecciones con sufragio universal en el país africano, significaron la abolición de una medida marcada por masacres, injusticias y dolor.









Encuesta

¿Cuál institución tiene menos credibilidad para usted?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Videos Virales

Captura de pantalla
03/05/2019 - 14:45
El sujeto afectado decía que le dolía tanto que no lo soportaba, sin saber qué podía ser.
Captura de pantalla
01/05/2019 - 11:31
El hombre estaba presenciando un festival cuando el animal acabó con su vida.
Captura de pantalla
17/04/2019 - 15:42
La joven apareció colgando de un aire acondicionado, al lado de una ventana, mientras los equipos de rescate intentaban ayudarla.

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Abril 14, 2019 - 17:16

Ismael Botina popular maestro Buchón, sostiene una tesis novedosa que dice: “Los nariñenses tenemos ganado el cielo, porque en esta vida hacemos penitencias que ningún otro pueblo las hace”.

Desde tiempos inmemoriales el pueblo culi-roto mantiene la costumbre de peregrinar a distintos sitios de Nariño. Los santuarios de Las Lajas, la Virgen de la Playa, el templo de Jesús Nazareno de El Tambo, la Cruz de  San Fernando y alto de Pinasaco son visitados durante Semana Santa.

Vamos para Las Lajas. Maestro Buchón, se prepara desde el martes santo, con tremendo avío: panela, choclos, chicharrones y chicha; pero antes alista su grabadora de veinte pilas y casetes de Julio Jaramillo. Botas pantaneras y comienza la caminata. Durante día y noche camina y camina sin descanso. Usando atajos se vuelve más tortuosa la travesía.  Llega al Santuario en horas de la madrugada con las patas hinchadas y lleno de ampollas, ojeras hasta la nuca. Apenas entra al templo, se echa en el suelo y ronca como lirón, mientras los feligreses escuchan misa. Es la fe del carbonero. Se  cree que con esa paliza quedan expiados todos sus pecados.

Esta costumbre de peregrinar proviene de siglos, y se mantiene hasta ahora. Lo mismo ocurre con el resto de sitios sagrados. 

Si con caminar día y noche no es suficiente para salvar nuestras almas, nos toca otra penitencia, y es la de ir a comprar pescado al mercado del Potrerillo. Según las normas de salud pública, la venta de carne de pescado debe hacerse con estrictos controles de higiene; pero acá se hace al aire libre, en medio del polvo y perros callejeros rondando los puestos.  Si no se ha presentado una intoxicación masiva, es porque Dios es grande con este pueblo. Las peregrinaciones funcionan.

Y viene otra penitencia, mientras se compra el pescado, maestro Buchón, tiene que cargar tremenda saca, con una calabaza de cincuenta kilos, más choclos, habas y papa guata. Se llega a la casa a preparar la juanesca y para colmo de males, los jóvenes de la familia no les gustan. Solo los viejos tienen  que tragarse tremendos platos. Joven que se respete, ni ver ni oír de la deliciosa juanesca…

Si no nos matan las ampollas de las caminatas, apenas nos dejan derrengados;  ni nos empacha la juanesca, ni nos mata el pescado de venta al aire libre, es porque las peregrinaciones dan resultado. Parece que nuestro diosito lindo nos escucha, de lo contrario hace rato estaríamos muertos.

Otro tema: hace ocho días se celebró un aniversario más de la batalla de Bomboná, o Curiaco. Según el historiador Enrique Herrera, fue una de las batallas más sangrientas e importantes de la historia libertadora. Sin embargo, la celebración estuvo muy pobre. Ni la gobernación, ni la nación, enviaron delegados. Un desfile con niños de escuela,  unas banderitas y pare de contar. Lo único que  brillaba eran los ojos de la alcaldesa de Consacá, Marlene Patiño.

 

Por: Manuel Eraso

viejomanolo1@hotmail.com

- Software por Activisual -