Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Agosto 31, 2019 - 11:45

Se cumplió el encuentro en Bogotá de los titulares de las cámaras de comercio de Pasto y el Putumayo, con el director del Invías y el presidente de la Agencia Nacional de Infraestructura –ANI-. Tema: Financiación de la variante San Francisco-Mocoa. Conclusión: Profunda decepción.

No puede decirse menos de un diálogo entre quienes llegaron con la ilusión de traernos la buena noticia que la financiación de la soñada obra ya estaba muy cerca y los delegados del Gobierno quienes sabían que no tenían ninguna buena noticia que sembrara la confianza y esperanza de ver terminada la obra en cuestión de pocos años.

El desazón que sentimos los nariñenses con las noticias conocidas ayer, de boca del presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Pasto, Arturo Fidel Díaz Terán, se explican en buena parte, porque durante la realización del taller Construyendo País que presidió en Mocoa el mandatario Iván Duque, el director de Invías se comprometió a tener estructurado y aprobado el Documento Conpes en cuyos apartes estaría relacionado el monto que se apropiaría para la variante que nos comunica con Mocoa y las partidas anuales que se programarían hasta culminar la obra.

Eso se dijo a los cientos de putumayenses asistentes a ese ejercicio en el que el Gobierno recoge inquietudes de las comunidades en las regiones del país, para buscar las soluciones y el presupuesto para ejecutarlas. Lo que no se nos explicó –queremos creer que no fue algo calculado- es que la sola presentación y aprobación por parte de las entidades que deben consensuar el instrumento no culminaba el proceso que se necesita cumplir para que aparezcan los dineros, se los apropie y los programen con base en la estructuración y firma del contrato de ejecución.

Es lo que se llama verdades a medias, que resultan después significando una mentira completa, a las que se recurre para desinformar y salir del paso. Señor presidente, los nariñenses no merecemos este trato.

De qué nos sirve que usted, cada que conviene, se muestre convencido de que la variante San Francisco-Mocoa es una obra de carácter prioritario, a juicio de su Gobierno, si en realidad es que su administración tiene escasa voluntad política para hacer realidad la financiación de la obra ya sea con recursos propios, anualizados en partidas futuras o a través de un empréstito internacional que el BID seguramente estaría interesado, toda vez que de su capital salieron los primeros $450 mil millones que se invirtieron en el inicio de trabajos a partir de 2010.

Que el Gobierno no tiene plata para financiar la obra con sus propios recursos, explicaron los funcionarios gubernamentales. Sin embargo, sí tuvo muchos billones de pesos para invertirlos en proyectos viales ambiciosos y mucho más costosos, contemplados en el Plan Nacional de Desarrollo, que tiene un slogan tan pomposo, como mentiroso, al ser presentado como un pacto por la equidad.

¿Cuál equidad, señor Presidente? ¿La decisión suya de dejar la variante fuera de sus proyectos a ejecutar durante su cuatrienio? Su administración ha sido tanto o más centralista que sus predecesores, al volver a beneficiar a las regiones que históricamente han sido las privilegiadas del poder central, en detrimento de los sueños y justas aspiraciones de desarrollo económico y social de departamentos como el nuestro, que siempre son relegados al olvido o a la asignación de inversiones de poca monta.

Tal vez nuestro titular de ayer se ha quedado corto en calcular que, al paso que vamos, necesitaremos mínimo 15 años no para que esté, por fin, culminado nuestro proyecto, sino para que se retomen los trabajos.

Ojalá el Gobierno nos diera un argumento válido para que seamos menos duros en el juicio, pero por ahora este es nuestro pensamiento sobre lo que está ocurriendo con el vital proyecto.

Comentarios

Imagen de danny.ortiz

Siempre es la misma promesa incumplida, deberíamos pertenecer a otro país porque lamentablemente Putumayo es un departamento totalmente olvidado. Profunda decepción, deberíamos levantar la voz.
- Software por Activisual -