Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Noviembre 9, 2019 - 16:02

En la biografía de Roger Casement se lee que fue condenado a la horca por el gobierno británico acusado de traición a la patria al abrazar la causa nacionalista, después de prestar por largo tiempo sus servicios como miembro de la misión diplomática tanto en el África cómo en América del Sur, más exactamente en Río de Janeiro en donde recopila toda la información relacionada con la explotación del caucho y los indígenas en el Amazonas y el Putumayo.

Documentos presentados ante la embajada británica y que conforman el expediente contra los hermanos Arana y la empresa The Peruvian Amazon Co. Lo presentado por Casement en su dosier conocido hoy con el nombre de “El Libro Azul” en un comienzo fue objeto de críticas severas por aquellos que consideraron más cercanos a la ficción que a la realidad los vejámenes sufridos por los indígenas descritos en esas páginas.

Pues fue tanta la crueldad con la que los colonos al mando de los Aranas trataron a los nativos que no fue fácil de aceptarlos como parte de la realidad vivida por los esclavizados sino hasta cuando el olor de la carne putrefacta y el número de muertos no pudo disimularse y mucho menos ocultarse. 

Lo narrado por Casement no es más que la crónica de un genocidio que se inició con la conquista, como se puede leer en los también informes presentados por Fray Bartolomé de las Casas al rey de España. Relatos de los cuales aún se duda que sean veraces, por el mismo motivo que se dudó de lo escrito por Casement, pues es tanta la impiedad presente en los actos del invasor contra sus víctimas que difícilmente se aceptan como acciones propias de unos seres que dicen ser portadores de razón y por sobre todo de espíritu.

Pero el trato indolente se dio y se dan porque sus ejecutantes antes y hoy han pensado y piensan que se encuentran en condición de superioridad étnica y esa sola posición les ha dado y dará licencia para avasallarlos y exterminarlos. Así pensó y piensa el colono a donde ha llegado y llega a expropiar y desterrar detrás del oro o cualquier otra fuente de riqueza: quina, bananos, diamantes, petróleo, carbón, coca o marfil como sucedió en el Congo Belga con los nativos africanos. Situación también puesta al descubierto por el mismo Casement, antes de venir a investigar lo que se decía que estaba pasando con los indígenas selva adentro, historia atroz también contada por este irlandés que luego le serviría a Joseph Conrad para escribir ‘El corazón de las tinieblas’, de la misma manera como lo relacionado con la casa Arana le serviría a José Eustasio Rivera para escribir ‘La Vorágine’.

Los informes reunidos en el Libro Azul no hacen sino poner al descubierto, junto con el dolor y la muerte, el abandono al que han sido condenados estos pueblos reducidos a la impotencia. Pone en evidencia desde entonces la ausencia del Estado en estas regiones, remotas al centro desde donde se ejerce el gobierno.

La nula presencia de ese gobierno central que bien puede verse en la falta de vías de acceso y de medios eficaces de comunicación. Lugares que permanecen a la saga del desarrollo y a los cuales llega el desplazado del progreso a buscar una oportunidad para demostrar que puede ser otro más de entre aquellos que lo han expulsado del grupo de los opulentos y cargando con ese afán toma posesión de esos territorios pensando cómo, todos los depredadores, en eliminar el obstáculo para sus ambiciones y claro que entre esos obstáculos van a estar los pobladores nativos a los cuales comienza ahuyentando y termina matando.

Por: Ricardo Sarasty.

ricardosarasty32@hotmail.com

- Software por Activisual -