Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Referencial
24/10/2019 - 11:09
Hoy la organización celebra el aniversario de la Carta de las Naciones Unidas.
Fotos: utb.edu.co
27/09/2019 - 09:24
La edición 40 se realizará en Nueva Delhi, India, y bajo el lema "Turismo y empleo: un futuro mejor para todos".









Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Abril 6, 2019 - 16:18

Muchas veces oímos en la calle o leemos en las redes sociales la falacia de "agarran a los chiquitos, nunca a los peces gordos" cuando se dan a conocer operativos contra la venta de droga a bajas escalas.

Sin embargo, muchas veces se pasa por alto que los “jibaros que venden drogas son “integrantes de organizaciones dedicadas a la producción, transporte, almacenamiento y expendio de estupefacientes en entornos educativos, parqueaderos y establecimientos comerciales”, dijo el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, tras la captura en las últimas horas de 328 personas señaladas de vender sustancias alucinógenas.

Hoy en día, con suma preocupación se observa, que en Colombia, el narcomenudeo o microtráfico cada vez coge más fuerza debido a que el tráfico de drogas interno está generando recursos muy importantes para las finanzas del crimen urbano y rural. Y porque se está metiendo cada día a personas más jóvenes exponiendo a consumir droga, incluso gratis inicialmente para convertirlos en consumidores al instante.

Y lo más triste de todo esto es que la “mano de obra” que sirve al narcotráfico ya no se concentra únicamente en los estratos socioeconómicos más bajos sino también en los medios y altos, en donde se aprovecha en su mayoría a niños y jóvenes”.

Para nadie es un secreto saber que hoy en día el consumo de sustancias psicoactivas en el país es alto, al punto que según estadísticas del Departamento Nacional de Planeación, el narcomenudeo mueve, a través de organizaciones criminales del microtráfico, la nada despreciable suma de 6 billones de pesos en los dos últimos años, en razón a que aquí existen aproximadamente un millón y medio de consumidores de coca, marihuana y bazuco, lo que convierte a Colombia en el cuarto mayor consumidor de drogas de Suramérica.

Pero para que esta situación se esté presentando obedece, no sólo a la demanda existente de un alto índice de consumidores sino también al flagelo de la corrupción, el cual hace posible la existencia de sistemas criminales dedicados al abastecimiento, promoción y sobre todo, el blanqueo de los capitales derivados de la venta de sustancias y las actividades delincuenciales conexas.

Es así como el impacto de la corrupción es mayor en algunos lugares donde el poder de control de las instituciones públicas es menor que el de las organizaciones criminales, lo que conlleva a que las instituciones encargadas del control suelen acabar siendo rehenes del poder criminal.

Si bien en Colombia para buscar combatir el narcomenudeo, se expidió el Decreto 1844 de 2018, mediante el cual se penaliza el porte y la tenencia de dosis mínima de drogas; los resultados esperados por el Gobierno Nacional y la Fiscalía para capturar tanto a los “peces chiquitos como a los grandes” del microtráfico no están dando los resultados esperados.

Pues, lastimosamente, en muchas ciudades del país como Pasto, las calles continúan convertidas en zonas de tolerancia contra la droga, los parques son refugios de jíbaros y en las entradas y salidas de los establecimientos educativos ya no se comercializan helados y dulces sino sustancias alucinógenas ante las miradas de muchos padres de familia y profesores, inclusive de miembros de la Policía nacional.

Qué pena decirlo, pero es la verdad. Colombia, “gracias” al narcomenudeo, tiene en el narcotráfico y la corrupción la peor de sus plagas y el inicio de todos los males que aquejan al país.

 

Por: Luis Eduardo Solarte Pastás

solarpastas@hotmail.com

- Software por Activisual -