Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Noviembre 6, 2019 - 17:24

Con bombos y tambores, con  platillos y timbales, la Administración municipal y el secretario de Planeación municipal Luis Armando Burbano, viene anunciando que antes de terminar el presente año y con ella la administración de Pedro Vicente Obando, se instalarán en diferentes sectores de la ciudad de Pasto 17 bioparques, destinados al ejercicio físico de jóvenes, adultos y de tercera edad, hombres y mujeres.

Interesante que se instalen estos bioparques, pero me pregunto desde estas páginas periodísticas, ¿por qué no se invierte también los suficientes recursos económicos para instalar parques infantiles dígase columpios, resbaladeros, gatos, trompos, etc., para los niños y las niñas de Pasto que tanto los necesitan y los vienen reclamando como los niños de Santa Mónica, donde se reconstruyó el parque, se instaló un bioparque, dirigido a los adultos y personas de la tercera edad y se olvidaron de los niños?

Si usted, amable lector, hace un recorrido por los diferentes barrios y sectores de la ciudad puede observar estos bioparques por todas partes, algunos no son utilizados, están con llave, pero no mira un solo parque infantil con los juegos tradicionales para los niños, lo que significa que a los niños no se les da la importancia que merecen y por el contrario, se les está violando el derecho a una sana recreación y distracción y lo que es peor, se permite que en los parques, como en Santa Mónica, los domingos se instalen inflables para cobrar a los niños $2.000 por diez minutos de diversión en ellos, un buen negocio para las juntas de acción comunal y para los propietarios de esos inflables.

De esta manera Pasto, ‘la ciudad educada y constructora de paz’ es la única ciudad en Colombia donde los niños tienen que pagar para jugar, distraerse y también para practicar un deporte como el fútbol, pues  son cientos de niños que pertenecen a las llamadas escuelas de fútbol del Deportivo Pasto donde pagan una mensualidad de 45.000 pesos y qué decir de la saturación en la ciudad de canchas sintéticas de microfútbol, el mejor negocio para sus propietarios, de hecho hasta los bomberos ‘voluntarios’ también se volvieron mercaderes y negociantes a través del deporte.

 

Por: Jorge Arturo Bravo

- Software por Activisual -