[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

The Sun
06/09/2019 - 11:53
El recordado portero de la Selección Colombia se metió en la historia por su inolvidable acción contra Inglaterra.
01/09/2019 - 09:29
El investigador argentino creó en 1891 el sistema de aplicación legal y metódica denominado Dactiloscópico. ¡VIDEO!









Recomendado

recomendado

05/09/2019 - 18:31
Diario del Sur
28/08/2019 - 07:23
Los seis aspirantes estuvieron presentando sus propuestas en el debate organizado por el Grupo Editorial Diario del Sur.
25/08/2019 - 17:52
Los 6 aspirantes, entre quienes estará el próximo mandatario departamental de los nariñenses, darán a conocer sus propuestas, en un importante...

Encuesta

¿Ha insultado o ha sido ofensivo en redes sociales?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Miércoles, Mayo 22, 2019 - 09:10

Podría apostar que ninguno de los colombianos a los que el fallo de la Justicia Especial para la Paz –JEP- nos cayó como una patada traicionera allí, donde más duele, se imaginaba que el narcoterrorista Jesús Santrich iba a tener tan sólo un par de minutos de libertad, pues al cabo de ellos ya tenía al frente de su silla de ruedas en que lo transportaba un grupo de guardias del Inpec, a varios agentes de la Fiscalía, uno de los cuales le leyó sus derechos constitucionales y lo enteró que tenía una nueva orden de captura por delitos de narcotráfico.

Tampoco ninguno de los periodistas que cubrían el suceso, tenía una bolita mágica que le advirtiera que, en segundos, al ex miembro del comando militar y político de las Farc, lo iban a tener que filmar retornando a la misma cárcel que acababa de abandonar, al tiempo que un helicóptero de la Policía Nacional, con su ruidosa hélice, haría notar su  presencia sobrevolando el penal, antes de descender para depositarse sobre la cancha de microfútbol del presidio. ¿Su misión? Conducir a Santrich al búnker de la Fiscalía, donde debería ser presentado para cumplir con la audiencia ante la justicia para cumplir con el proceso de legalización de captura.

Mientras esto sucedía, los estamentos políticos, gubernamentales y los ciudadanos opinando a través  de sus redes, eran actores del perverso juego de la polarización, que nos puede conducir hacia consecuencias insospechadas y terribles, si no aparece el liderazgo oportuno del Gobierno nacional para llamar al diálogo, a la reflexión y al consenso para salvar juntos las instituciones, para lo que será necesario también que. tal vez, por primera ocasión, demostremos que como nos aconsejaba Álvaro Gómez Hurtado, seamos capaces de ponernos de acuerdo en lo fundamental para bien de una atribulada patria que está siendo llevada al abismo.

Yo soy de los que celebró la recaptura de este sujeto, que alcanzó a cantar victoria y a llenarse de más soberbia y engreimiento al sentir que había logrado burlarse de la institucionalidad colombiana, al tiempo que ya se veía haciendo su show político en el Congreso, mientras echaba a andar el proceso legal que instauraría contra el Estado para reclamar una fuerte indemnización por “injusta encarcelación de un año”.

Suficiente burla sufrimos quienes votamos por el No y ganamos el plebiscito ante el asombro y orinada de pantalones de muchos que ya daban por descontado una paliza en votos en una proporción de 7-3, como lo hacía esperar la avalancha de voces en las redes ondeando la bandera de la paz que creían defender, mientras calificaban de amantes de la guerra a los que habíamos decidido de manera opuesta.

Sin embargo de poco y de nada sirvió, porque Santos con su astucia de jugador de póker, con sus aliados políticos encontró la fórmula de burlar los resultados del plebiscito, a través del Congreso y el fastrack.

También he sido crítico permanente de la JEP, pero debo reconocerle en su favor, que en el fallo en que negaba la extradición de Santrich y ordenaba su libertad, tuvo la decencia, la prudencia y el tacto suficiente de dejar abierto el derecho que tenían el resto de instancias que pertenecían a la justicia ordinaria, pueda continuar con la investigación de los hechos que por supuesta participación en actividades relacionadas con el narcotráfico que se le imputaban.

Pero no hubo investigación, sino una cinematográfica recaptura del líder fariano a segundos de haber dado pleno cumplimiento del habeas corpus, con el que se había cobijado a Santrich para respetarle su derecho a ser liberado, tal como sucedió efectivamente. El juez que otorgó ese recurso legal no podrá alegar que la Fiscalía desconoció olímpicamente su fallo.

La mayoría de los colombianos esperamos que luego del proceso legal que se le está siguiendo a Santrich, se proceda a la extradición, la misma que tanto temen los narcotraficantes, que prefieren una tumba en Colombia y no una cárcel en Estados Unidos. El invidente guerrillero de las Farc piensa exactamente lo mismo y de ahí sus intentos de suicidarse  y de sus huelgas de hambre. Mucho cuidado con él. Los colombianos debemos rodear a este hombre de gafas negras. Para que no se nos escape.

Jaime Calvache.

- Software por Activisual -