[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Referencial
15/09/2019 - 10:54
Cada 15 de septiembre se celebraría el Día Internacional de la Democracia. Hay 48 países donde la dictadura es la forma de Gobierno.
The Sun
06/09/2019 - 11:53
El recordado portero de la Selección Colombia se metió en la historia por su inolvidable acción contra Inglaterra.









Recomendado

recomendado

05/09/2019 - 18:31
Diario del Sur
28/08/2019 - 07:23
Los seis aspirantes estuvieron presentando sus propuestas en el debate organizado por el Grupo Editorial Diario del Sur.
25/08/2019 - 17:52
Los 6 aspirantes, entre quienes estará el próximo mandatario departamental de los nariñenses, darán a conocer sus propuestas, en un importante...

Encuesta

¿Ha insultado o ha sido ofensivo en redes sociales?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Diciembre 14, 2018 - 12:02

De acuerdo con la Academia de la lengua un síndrome es la suma de signos reveladores de una situación generalmente negativa. En el campo específico de la medicina el síndrome es el conjunto de síntomas que conforman el cuadro clínico relacionado con una enfermedad.

Es así como entonces se le llama, por ejemplo, síndrome de abstinencia al conjunto de trastornos generados en el organismo por la falta de una sustancia como el alcohol o cualquier otro psicoactivo, pero también puede darse por ausencia de una rutina, como sucede en algunos burócratas cuando pierden su puesto.

Esos síntomas a veces son el sudor, la resequedad de la boca o la abundancia de saliva, la visión borrosa, aumento de la temperatura corporal, angustia, alucinaciones etc. Pero un síndrome no es una enfermedad, en tanto que si bien el síndrome reúne una sintomatología ya estudiada con características propias, en la enfermedad además de los síntomas debe de identificarse una causa biológica conocida como desarrollo de alteraciones anatómicas.

Dicen los médicos que existen síndromes que permiten identificar la existencia de una enfermedad mientras que otros solo obedecen a causas del orden psicosocial.

Es así entonces que cuando se ha padecido por largo tiempo maltrato y abandono puede suceder que el cuerpo y la mente de los individuos sometidos a él terminen asimilándolo convencidos de que si bien eso no era lo mejor al menos algo tenían.

Pero como mecanismo de defensa para garantizar la supervivencia así sea en condiciones de ignominia. Como sucede con los rehenes que creen estar más seguros del lado de los captores y por ello terminan convirtiéndose en sus aliados, motivados por el miedo.

Por causas parecidas puede explicarse el síndrome del gadejo que ahora más de un periodista y líder social pone de manifiesto cuando reclama obras y acciones gubernamentales de parte del alcalde. Explicable si se recuerda que fueron 4 largos años los vividos entre metros y metros de polisombra verde alrededor de zanjas, situación que debió causar algún daño si no en la psiquis al menos en el alma de los ahora inconformes, para los cuales lo hecho es muy poquito y pudo ser mejor.

Signo inconfundible del síndrome del gadejo que lleva a decir que hubiese sido mejor quedarse sin nada. Cuatro largos años transcurridos entre reclamos y reproches no pueden si no producir trastornos en la mente de estos abanderados de la rebeldía en contra de todo. Pues afiebrados por la desocupación han terminado confundiendo lo bueno con lo malo, la efectividad con la negligencia, hasta el punto de no poder distinguir la imagen de la ciudad de hoy con la de hace cuatro años, llamándole a lo hecho un desastre, olvidados, aunque sea por un minuto del Pasto de verdad caótico que se tuvo que sufrir entre largos periodos sin gasolina, casas a medio derrumbar y chambas supurantes a la espera del día en el que las tapen.

Ya verán las imágenes de las nuevas plantas físicas de las instituciones educativas que durante muchos años dejaron de ser atendidas, hasta el punto de encontrarse muchas de ellas levantadas sobre terrenos recién legalizados, delimitados y registrados en la oficina de instrumentos públicos.

Tenían que amenazar ruina para que les hicieran caso y ni así en las pasadas administraciones fueron objeto de atención. Pero en la presente les llegó la hora y su pasado es promesa de futuro como los estudiantes que las van a habitar. Ante esas imágenes los que adolecen del síndrome del gadejo volverán a decir que mejor era lo que había, reclamando cuentas para decir que pudieron ser mejores o que se demoraron demasiado en construirlas, por lo cual ya son obsoletas. Es que el síntoma mayor de este síndrome es la joda por joder.

 

Ricardo Sarasty.

ricardosarasty32@hotmail.com

- Software por Activisual -