Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cuál cree que será el Campeón del Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Noviembre 17, 2019 - 16:34

Cualquier parecido con lo que pasa aquí probablemente no sea mera coincidencia. Se avecina el paro del próximo 21 y puede ser de alguna utilidad echarles un vistazo a casos como el de Chile.

Luego de terminarse la dictadura de Pinochet en el 58, todo parecía ir color de rosa. Se decía incluso que, salvo los actos de barbarie del dictador y las restricciones a la democracia en el país, buena parte de la prosperidad había sido cimentada durante la dictadura. Para muchos, el neoliberalismo de Milton Friedman, que tanto había servido de inspiración a los generales de la junta militar, había mostrado sus inocultables bondades con la experiencia chilena.

Y entonces, ¿qué pasó? Hay que ser muy liviano para creer que las intensas protestas en Chile que ya van para semanas y que según parece van a terminar en nada menos que una reforma constitucional, se dieron únicamente por la subida de los pasajes del metro.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, ha ocupado el cargo en dos ocasiones. Primero en el 2010, y ahora desde hace un año. Al finalizar su primer gobierno, la gente le atribuyó un crecimiento destacado en la industria y el comercio y una disminución en el desempleo significativa. Finalmente, era un hombre de negocios.

En lo que sí se avanzó muy poco, tanto él como sus antecesores, fue en el tema de la igualdad para los ciudadanos. Pinochet había dejado una constitución totalmente privaticionista, especialmente de los servicios de salud, educación, comunicaciones, aseo etc.

Al tiempo que la sociedad veía hacerse más ricos a los ricos y más pobres a los pobres, también daba cuenta de como los primeros ocupaban cada vez más los espacios de poder político y gubernamental, incluyendo, por supuesto al presidente Piñera. Riquísimo, por cierto, y metido hábilmente en casi todos los negocios (bancos, Apple, Land Chile, conglomerados inmobiliarios, entre otros) hay quienes calculan que durante su primer mandato tuvo la fortuna de ver crecer su patrimonio en cerca de mil millones de dólares.

Piñera no se ha escapado de las denuncias de algunos periodistas y jueces que, según su dicho, han tratado de enlodar su nombre.

En 1982, fue declarado reo por fraude, porque siendo socio de un grupo financiero muy poderoso, lo encontraron haciendo préstamos ficticios a empresas de papel. A pesar de que logró salir ileso del escándalo, poco después la ministra de justicia declaró haber intercedido indebidamente ante el magistrado de la Corte Suprema de Justicia que llevaba el caso, gracias a que se lo había pedido así el señor José Piñera, hermano del presidente, y exministro de la dictadura.

Unos años después, en el 2009, otra vez lo enlodaron los medios. Todo, por haber comprado tres millones de acciones de una compañía a muy bajo precio, entregando un par de días después los estados financieros a las entidades de crédito para su análisis con lo cual el valor de las acciones se triplicó a su favor.

 Durante su primer gobierno, lo volvieron a denunciar, y fue investigado porque una de sus empresas (cadena reconocida de farmacias) había incurrido en el delito de colisión por andar pactando precios por encima del mercado en contra de los consumidores. Para rematar, esos mismos periodistas malvados, le encontraron, poco después de ganar las últimas elecciones, más de tres mil millones de dólares escondidos en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes, a nombre suyo y de sus familiares (algunos menores edad).

La desigualdad social y económica tiene nombres propios aquí y allá y acullá, y buena parte se ha conseguido con las mismas prácticas acuñadas por Piñera. Los escándalos cambian de nombre, pero son los mismos, ¿o no?  Y entonces que ¿Todavía quedan quienes creen que no hay razones para marchar el 21?

Por Miriam Martínez Díaz

@PazAportes

- Software por Activisual -