[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

Tour de Francia
19/07/2019 - 17:01
Cuatro colombianos están en competencia, donde esperan destacar y ascender en la clasificación general.
28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

08/06/2019 - 08:57
Un día como hoy pero en 1929 en Bogotá, asesinado el estudiante Gonzalo Bravo Pérez y luego de denunciar la masacre de las Bananeras.
29/05/2019 - 11:51
El último miércoles del mes de mayo se eligió para visibilizar la historias de miles de personas que sufren de esta enfermedad. ¡VIDEO!









Encuesta

¿Cree que la aplicación de la "Doble instancia" en Colombia debe ser retroactiva?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Febrero 16, 2019 - 16:27

El expresidente Darío Echandía dijo hace mucho tiempo que “Colombia es un país de leyes”, al referirse a que para la solución de cualquier problema que surge se piensa de inmediato en la expedición de una ley que busque prevenirlo y remediarlo, sin que en realidad se logre cumplir a cabalidad con esos objetivos.

 Esa sentencia con el transcurrir del tiempo en nada ha variado.

Aquí, para combatir todos los males y flagelos que hoy aquejan a la sociedad, se han realizado reformas institucionales con la expedición de toda una amalgama de leyes y códigos tendientes, supuestamente, a investigar y sancionar a todos aquellos que quebranten el ordenamiento jurídico del país.

Sin embargo, con suma preocupación los colombianos vemos que toda la cantidad de códigos que contienen las normas y los procedimientos, los mecanismos y los recursos de todo orden para que haya una pronta y efectiva aplicación de justicia, se quedan simple y llanamente en letra muerta y sirviendo de caldo de cultivo de la impunidad.

Esta circunstancia hace que la gente exclame que al país ya no le va quedando sino la justicia privada, que la violencia es más que explicable y va siendo el único remedio.

 Y como una justificación a la impunidad se ha vuelto una costumbre afirmar, por ejemplo en materia penal, “que hay demasiados negocios, muy pocos jueces, fiscales, escaso personal auxiliar, insuficiente presupuesto, que no aparecen denunciantes y testigos y que hace falta la plena prueba”.

Todo esto en cierta medida puede ser cierto, pero lo que en verdad ha faltado para que haya justicia sin vacilaciones y con responsabilidad es que cada uno de quienes trabajan al servicio de la justicia “se pongan a la obra, que tengan conciencia de la situación que afronta el país, que perciban y vivan la dimensión política e histórica de su papel en la vida nacional y en la coyuntura en que nos encontramos”.

 Bajo esa perspectiva, principalmente, los fiscales y los jueces de Colombia pueden hacer más por su patria y por sus compatriotas con las mismas herramientas de hoy si adoptan otra actitud, otro sistema, otra metodología; si realmente se ponen en función de emergencia nacional en que todos vivimos, dejando atrás el burocraterismo, marasmo, indolencia e insolidaridad del aparato judicial con el país.

 Por ejemplo, en un comienzo se creyó que con el nuevo Sistema Penal, mal copiado de lo que existe en los Estados Unidos, se iba a luchar de frente contra el delito en todas sus manifestaciones, pero nada de nada. Lo único que se logró fue traer de los gringos el inmoral y corrosivo principio según el cual “toda persona tiene su precio” para que con él se pretenda hacer justicia.

Es así como frente a la forma como se está aplicando la justicia penal por fiscales y jueces, podemos decir que hoy en día bajo el Sistema Penal Acusatorio lo único que se ha logrado es que la culpabilidad o la inocencia, y la duración de las penas sean objeto de canje o de trueque.

Y todo esto porque hay fiscales que por pereza no investigan a fondo y jueces que no piensan. Unos y otros han caído en el facilismo; pues les parece más “productivo” acogerse al trueque jurídico para justificar su “eficiencia”, sin que les importe en lo más mínimo qué tipo de delincuentes quedan en libertad o gozando de la casa por cárcel.

Por: Luis Eduardo Solarte Pastás

solarpastas@hotmail.com

 

- Software por Activisual -