Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

15/01/2020 - 09:38
El activista estadounidense y pastor que luchó por los derechos civiles de los afroamericanos.
02/01/2020 - 16:27
La celebración nació en México, recuerdo de un enfrentamiento de reos en Tampico, en el 1927, día en que un gran número de uniformados perdió la vida.









Recomendado

recomendado

Foto: El Espectador
15/01/2020 - 10:16
Cada 1 de enero los concesionarios aplican alza en tarifas de peaje en carreteras concesionadas del país, y este 2020 no será la excepción.
Foto: Cortesía
30/12/2019 - 09:36
La Unidad Policial para la Edificación de Paz trabajará tres áreas clave en la construcción de una paz para todos.
Foto: Cortesía
28/12/2019 - 12:16
Con 20 uniformados adscritos al grupo de carabineros y guías se realizó la travesía por el Occidente Antioqueño.

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Domingo, Noviembre 25, 2018 - 13:53

En una de las celebraciones dedicadas al día mundial del niño a que asistí hace un año, me encontré con un pendón que tenía escrito el slogan “Todos tenemos que crecer”.

 

Lo lógico es que los niños crezcan, es lo natural, lo maravilloso. Y que lo hagan felices, aprendiendo y jugando (que deberían ser la misma cosa), descubriendo la vida en todas sus dimensiones, en los detalles básicos y en los complejos, en los éxitos y en los fracasos (que también deberían ser lo mismo), en medio del ruido pero también en el silencio: en ese que abre el espacio al fortalecimiento de la seguridad en sí mismos y al amor propios; al que sirve de terreno fértil para que florezca la solidaridad y la compasión por los demás.

 

Pero sin el crecimiento de los adultos no es posible lograr el crecimiento de los chicos: al menos no como deber ser, no es posible.

 

¡O crecemos con ellos, o todos nos quedamos minimizados! minimizados en una sociedad cuyos males están todos prescritos hace mucho tiempo, pero que se resiste a remediarlos para evitar una catástrofe.

 

Celebro que Unicef convoque a la sociedad para celebrar anualmente “el día mundial del niño”, una jornada hecha para que podamos detenernos -así sea solo por unos minutos- a pensar en ellos y al mismo tiempo en nosotros, en lo que hemos hecho, y en lo que nos falta por hacer para que niños y jóvenes cuenten con las condiciones óptimas para abordar adecuadamente su futuro y el de la humanidad.

 

Ayer, camino a la oficina, iba escuchando un prestigioso programa de radio en una emisora nacional cuando salieron al aire unos testimonios que me dejaron consternadísima. Un grupo de mujeres (no se cuantas) tomaron la decisión de organizarse con dos propósitos: uno, para denunciar un hecho terrible que al parecer ocurre con más frecuencia de lo que se cree: el abuso sexual de los padres contra las hijas menores de edad. Los casos que relataron son difíciles de creer. Se trata de un delito que se presenta en a todos los niveles sociales y económicos, cometido tanto por personas con altos estudios como por analfabetas: y lo más triste, contra sus propias hijas, contra esas niñas que por naturaleza debían amar y proteger “hasta el infinito y más allá”.

Y dos: para criticar y poner en evidencia a la justicia.

 Así por ejemplo, algunas de ellas se atrevieron a contar lo ocurrido al momento de denunciar ante las autoridades a sus propios maridos y compañeros, y la dura realidad con la que se encontraron.

Jueces y fiscales, hombres y “mujeres”, reprochándolas en medio de las audiencias por denunciar. Recuerdo las palabras de una de las mamás que decía: “me dijeron qué porqué estaba haciendo eso, qué pensara en la niña, que la iba a condenar de por vida si eso se sabía, y que peor aun, que la iba a dejar sin padre o con un padre en la cárcel”.

Luego agregó lo más inaudito: “En algunas declaraciones que se han tomado a las niñas, ha habido casos en que los operadores judiciales les preguntan ¿Y es que quieres ver a tu papá en la cárcel? ¿No sería mejor que arreglaran esto en casa? Dile a tu mamá”.

Definitivamente hay que insistir: Todos tenemos que crecer.

Y aunque pareciera difícil hacerlo cuando ya nos hemos hecho adultos, es necesario. Se necesita valor, firmeza en los valores, ser honestos por dentro y por fuera, e implacables con la justicia cuando esta no cumple con sus deberes: pero sobre todo, hay que sentir un amor profundo y generoso por la vida y por este planeta incansable, como garantía plena de nuestro compromiso con el futuro de todos los niños de la humanidad.

Por Miriam Martínez Díaz

www.PazAportes.org

 

 

 

- Software por Activisual -