Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Foto: Ruven Afanador
10/12/2019 - 13:04
El 10 de diciembre de 1959 tras cuatro años de construcción, el presidente Alberto Lleras Camargo lo inauguró en Bogotá. [VIDEO]
09/12/2019 - 10:02
Esta fecha se escogió con el fin de crear conciencia y desde las Naciones Unidas trabajar para erradicar este gran problema.









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Julio 26, 2019 - 17:49

Cuando el senador bachiller Macías pone en evidencia su picardía con la frase: “Esta es mi última jugadita de presidente”, que supuestamente decía a sus compañeros de bancada en voz baja pero que terminó escuchándose en todo el país, la memoria trajo al momento la música y letra del tango Cambalache, en el que de nuevo vuelve su autor Enrique Santos Discepolo, a permitir decir que palabra por palabra en nada es equivocada su apreciación de lo que fue y sigue siendo este mundo, una porquería en el que siempre habrá chorros que en lunfardo significa ladinos, maquiavelos o carentes de principios, y estafados o ingenuos.

Como no recordar esa profecía si la sola imagen del honorable senador ya conduce a decir que el siglo XXI continua siendo el tiempo de los contentos y amargados, de los valores y dublé, que en el lenguaje del tango significa falso oro o baratija, como puede decirse que es el vocablo honorable antepuesta a la de senador, tratándose del Sr. Macías y de quienes aplauden sus jugaditas dentro y fuera del congreso. Una vez escuchadas las explicaciones con las cuales justifica sus palabras el Senador experto en triquiñuelas se tiene que decir que el mundo en el presente siglo continua siendo un despliegue de maldad insolente sin que exista quien lo niegue porque ahí esta una clara demostración de lo dicho.

Un oyente de esos que tienen listo el teléfono para opinar en el programa radial que se los permite, igual que el presidente de la república Dr. Duque, dijo que se había armado mucha alharaca por tan poca cosa, pues el criterio moral que les permite opinar así, tanto al presidente como al radioescucha y a otros tantos más de igual pelambre, se afinca en el sentido común, tan carente de estética como de pundonor por lo que convierten el desparpajo y lo grotesco en virtudes que en el lado de la decencia se está obligado, cuando no a admirar, a aceptar que se sobrepongan al rubor y la indignación porque como en el tango, ahora da lo mismo ser honrado o tramposo, leal o traidor, ignorante, sabio o choro. Ser la rana inflada o la zorra de la fábula, porque ya nada diferencia al ignorante pretencioso del humilde doctor.

Sí, todavía como en el siglo XX se pone a la par al culto y al burro, que es como se le decía (para desgracia de los animales) a aquel arrogante que se negaba a aprender porque según él no había nada que no supiera y así predicaba, según su entender como aquel que justifica la maroma, el truquito, la jugadita y lleva a decir con Julio Sosa que los inmorales nos han ganado apunta de artimañas que convalidan todo ilícito como acto necesario cuando se tiene que ganar.

En su cuenta de Twitter el expresidente del Senado, a cuya dignidad su talla no calzó, dijo que había cometido errores, pero no delitos. Si lo que quiso decir es que se había equivocado, se queda corto al no señalar en qué. Pues no se puede llamar equivoco a la jugadita o acto ejecutado con mala fe. Pues esos “errores” en otras lides, entre vagos o colchoneros, capos o reyes de bastos, caras duras y polizones o colados, se pagan hasta con la vida.

Él que se muestra tan campechano o tan del pueblo, como de seguro le gusta identificarse en el momento de conseguir votos, debe de saberlo si ha apostado o visto hacerlo en las galleras o jugado cartas con avezados tahúres. Por lo que no debió llamar error a su trampa.

Por: Ricardo Sarasty

ricardosarasty32@hotmail.com

- Software por Activisual -