Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

15/01/2020 - 09:38
El activista estadounidense y pastor que luchó por los derechos civiles de los afroamericanos.
02/01/2020 - 16:27
La celebración nació en México, recuerdo de un enfrentamiento de reos en Tampico, en el 1927, día en que un gran número de uniformados perdió la vida.









Recomendado

recomendado

Foto: El Espectador
15/01/2020 - 10:16
Cada 1 de enero los concesionarios aplican alza en tarifas de peaje en carreteras concesionadas del país, y este 2020 no será la excepción.
Foto: Cortesía
30/12/2019 - 09:36
La Unidad Policial para la Edificación de Paz trabajará tres áreas clave en la construcción de una paz para todos.
Foto: Cortesía
28/12/2019 - 12:16
Con 20 uniformados adscritos al grupo de carabineros y guías se realizó la travesía por el Occidente Antioqueño.

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Lunes, Abril 25, 2016 - 10:37

Si bien el manejo de una economía nacional les compete única y exclusivamente a los gobernantes de cada país, no podemos ser indiferentes con lo que le está pasando a la hermana República del Ecuador, que con el terremoto vive su hora más incierta en el panorama económico y social.

Y no podemos mirar hacia otro lado como si no nos interesara, sencillamente porque Ecuador es nuestro segundo socio comercial, desde que el fallecido Hugo Chávez y luego su sucesor Nicolás Maduro, se encargaran de que Venezuela dejara de ocupar ese lugar después de Estados Unidos, decretando cierres reiterados de fronteras y otras medidas que golpearon de frente el comercio exterior entre colombianos y venezolanos.

Una crisis en barrena de la economía ecuatoriana impactará necesaria y negativamente a Colombia y particularmente a las regiones del sur del país. Por eso debemos desear, independientemente de nuestras convicciones políticas, que el presidente Rafael Correa se ilumine y acierte en las medidas que ya ha tomado y tomará en el futuro, en su intento de enderezar económicamente a Ecuador.

Cuando terminaba el 2015 su Gobierno necesitaba nada menos que 3 mil millones de dólares para cubrir obligaciones inmediatas y los economistas decían que si el año pasado fue difícil, este lo sería mucho más. Una advertencia que fue hecha no solo a los vecinos sino a los colombianos también, pues subsisten factores macroeconómicos como el derrumbe de los precios internacionales del petróleo, que se mantienen vigentes.

Y si faltaba esa exorbitante suma, preguntémonos cuánto falta más ahora que Ecuador debe atender los enormes costos que tendrá la recuperación de las ciudades, pueblos y regiones afectadas directamente por el terremoto.

Si bien la solidaridad mundial no se ha hecho esperar y países como Colombia han estado allí, al lado de los ecuatorianos para hacerle sentir su solidaridad, no podemos engañarnos que las donaciones externas solo serán un pañito de agua tibia para paliar por algún tiempo el hambre y el desamparo de quienes lo perdieron todo en la tragedia.

Con el paso de las semanas y los meses será Ecuador el que tendrá que arreglárselas por sí solo para reconstruir lo que se destruyó en cuestión de segundos. No es difícil concluir que la capacidad estatal del vecino país será rebasada muy fácilmente por el volumen de inversiones que tendrá que hacer para la restauración económica y social de las regiones golpeadas por el fenómeno natural.

Y como le pasaría a cualquier persona cuando una situación de fuerza mayor le genera una importante pérdida económica que supera las posibilidades de recuperarse paulatinamente que le ofrece sus ingresos normales, debe pensar en adquirir un importante crédito. En otras palabras, endeudarse.

Pero ocurre que hoy por hoy la banca internacional tiene a Ecuador muy mal calificado. Más aún cuando el presidente Rafael Correa, tal vez como una equivocada manera de hacer ver a sus gobernados que él defiende los intereses políticos y como una forma de expresar su odio a todo lo que huela a Estados Unidos y el Banco Mundial no solo huele, sino que trasciende, decidió un día anunciar que cesarían los pagos de su deuda externa.

Si bien se ganó unos aplausos, sembró a futuro un problema de iliquidez enorme cuando más necesitara de recursos extra presupuesto para paliar las crisis que no suelen faltar.

Y para terminar de ajustar, la capacidad de atender un eventual empréstito parece estar bastante apaleada por la abrupta caída de los precios internacionales del petróleo, que significaba su principal ingreso, el descenso de las exportaciones, la caída de la producción nacional, el disparo del contrabando por cuenta de un dólar revaluado y la ausencia de un plan integral para hacer frente a la crisis económica y un desempleo en ascenso que tiene por réplica el creciente descontento popular.

Un descontento que ojalá no crezca y no sea atizado por los intereses políticos de una oposición que, si pudiera, le echaría la culpa del terremoto al gobierno de la tragedia. Y los opositores van a tener razones para solazarse en la crítica, pues el presidente ya ha dicho que habrá impuestos adicionales para poder invertir más de 3 mil millones de dólares que según cálculos hechos ‘a ojo de buen cubero’ costaría recuperar lo que se acabó en 30 segundos, menos por supuesto las vidas humanas.

Si hay más impuestos como el incremento de dos puntos al IVA, al patrimonio y a las utilidades, la capacidad adquisitiva del ecuatoriano se va a resentir y, por ende, habrá menos compradores del vecino país en nuestros mercados, por lo que insistimos que debemos hacer fuerza porque Rafael Correa acierte en las decisiones a tomar, porque las consecuencias de sus equivocaciones también recaerán sobre nosotros.

La banca internacional tiene a Ecuador muy mal calificado. Más aún cuando el presidente Rafael Correa decidió un día anunciar que cesarían los pagos de su deuda externa. Si bien se ganó unos aplausos, sembró a futuro un problema de iliquidez enorme cuando más necesitara de recursos extra.

Etiquetas: 
- Software por Activisual -