Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

15/01/2020 - 09:38
El activista estadounidense y pastor que luchó por los derechos civiles de los afroamericanos.
02/01/2020 - 16:27
La celebración nació en México, recuerdo de un enfrentamiento de reos en Tampico, en el 1927, día en que un gran número de uniformados perdió la vida.









Recomendado

recomendado

Foto: El Espectador
15/01/2020 - 10:16
Cada 1 de enero los concesionarios aplican alza en tarifas de peaje en carreteras concesionadas del país, y este 2020 no será la excepción.
Foto: Cortesía
30/12/2019 - 09:36
La Unidad Policial para la Edificación de Paz trabajará tres áreas clave en la construcción de una paz para todos.
Foto: Cortesía
28/12/2019 - 12:16
Con 20 uniformados adscritos al grupo de carabineros y guías se realizó la travesía por el Occidente Antioqueño.

Encuesta

¿Cree que en medio de las protestas, miembros de un gobierno local deben dialogar con encapuchados?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Viernes, Febrero 26, 2016 - 16:18

Con el paso de los días el caos vehicular que se vive en la ciudad de Pasto se convierte en una situación insostenible a raíz de las difíciles condiciones en las que se encuentran nuestras calles.

Hoy vivimos en la ciudad del trancón y la imprudencia. A todos nos revienta  la impaciencia de quedarnos encerrados en medio de un caos aguantando lo pitos, los conductores precipitados y los peatones atolondrados que cruzan las calles por donde y como quieren.

Las horas pico se convirtieron en una verdadera tortura, sobre todo para quienes deben necesariamente atravesar la ciudad de norte a sur y pasar por el intransitable centro. La 17, además de ser una de las calles más comerciales, ruidosas y desordenadas, es un monumento a la imprudencia y falta de civismo de los transportadores. Es increíble que vehículos de carga pesada se paseen como ‘Pedro por su casa’ a las 12 del medio día o 6 de la tarde, obstruyendo el tránsito, generando más caos del que existe.

Puntos críticos de movilidad, ‘como arroz’. Ningún sector se salva. Entonces, cabe lanzar la pregunta ¿Son inoperantes las autoridades de tránsito o somos los ciudadanos verdaderos necios frente a las normas viales? Las respuestas pueden ser diversas, pues se deben incluir muchas variables, por ejemplo: la enorme cantidad de carros que hoy por hoy existen en el municipio, el crecimiento excesivo del mototaxismo, las adecuaciones que se desarrollan en las principales vías y la poca cultura ciudadana que tenemos.

El problema recae desde dos puntos. No sólo debemos acusar a las autoridades municipales por su ausencia en los ya nombrados puntos críticos, sino también criticarnos a nosotros mismos que siempre sucumbimos en el afán, la impuntualidad y el irrespeto por la normatividad.

Es claro que la pedagogía que se efectúa en la ciudad no ha tenido eco, pues el tráfico sigue expandiéndose a granel. Es evidente que las calles de Pasto ya no dan abasto a la cantidad de carros que transitan, pero de igual manera no podemos eludir nuestra responsabilidad a no utilizar otros mecanismos para evitar que estas situaciones provoquen un caos que nos asedia a diario.

La movilidad en Pasto no puede ser una cuestión netamente dirigida, vigilada e interpuesta por las autoridades, por el contrario debe partir de lo lógico y evidente, el respeto y cumplimiento que obedece a un hábito dentro de la sociedad; pero aquí en la ciudad, nuestras costumbres siguen siendo obsoletas, porque siempre hacemos lo que queremos y no lo que debemos: pasamos en rojo, no usamos las cebras ni los puentes peatonales, pitamos en todo momento, parqueamos en zonas no permitidas, insultamos al agente, conducimos con exceso de velocidad y lo peor es que siempre justificamos la falta de civismo y le emendamos la culpa a las autoridades o las obras, en fin, siempre existe un redentor que ampara nuestra mala conducta.

- Software por Activisual -