Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Marzo 31, 2018 - 16:27

La expresión “hecha la Ley, hecha la trampa”, aparece en el libro Secreto Tibet del escritor Fosco Maraini, publicado en 1952, en donde se narra la historia de unos monjes japoneses que sólo podían comer carne de algún animal marino, pero como su obtención era trabajosa y en aquel lugar abundaban los cerdos, decidieron catalogar a los puercos como ballenas silvestres para mantener en pie su disciplina y extender considerablemente su dieta”

Desde entonces,  en innumerables oportunidades hemos escuchado decir: “hecha la Ley, hecha la trampa”, con la finalidad de hacer referencia  a la “habilidad” que tienen ciertas personas para burlar o evitar el cumplimiento de una norma y acondicionarla a sus propias circunstancias y beneficios, máxime cuando su contenido es de  carácter prohibitivo y sancionatorio.

Es así como en Colombia, el literal j) del artículo 2 de la Ley 30 de 1986 definió la dosis para uso personal como “aquella cantidad de estupefacientes que una persona porta o conserva para su propio consumo y se entiende como tal la cantidad de marihuana que no exceda de veinte (20)” gramos; la de marihuana hachís que no exceda de cinco (5) gramos; de cocaína o cualquier sustancia a base de cocaína la que no exceda de un (1) gramo, y de metacualona la que no exceda de dos (2) gramos”.

Cabe señalar que en términos del Código Penal existente en ese entonces, la dosis personal si se sancionaba; sin embargo, fue tan sólo hasta el año de 1994 cuando la Corte Constitucional,  en un pronunciamiento hecho en la sentencia C-221, la que   despenalizó totalmente el porte para el consumo en proporciones iguales a las establecidas en la Ley 30 de 1986, en virtud a la protección del Derecho Fundamental al Libre Desarrollo de la Personalidad.

No obstante, encontrarse avalado o autorizado el consumo de la dosis personal de drogas, los consumidores sólo fueron  catalogados como enfermos con la ley 1556 de 2012, cuando estableció  que “quien consume sustancias psicoactivas de forma habitual o esporádica, no  puede considerarse como un delincuente o una persona que se debe aislar de la sociedad porque en realidad se trata es de un ser humano en situación de enfermedad con un tipo de sintomatología que lo hace ser dependiente a diferentes tipos de estupefacientes y que merece  toda la atención en salud por parte del Estado”.

Lastimosamente, la famosa dosis personal drogas se ha convertido en una de las causas para el incremento de narcomenudeo y como una de las estrategias que permite burlar la ley; pues, tras un fallo de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia del 15 de marzo de 2017, “se abrió la puerta para no procesar como delito el porte de estupefacientes que exceda la dosis personal, siempre y cuando su único propósito sea el consumo derivado de la enfermedad o adicción del portador".

“Hecha la Ley, hecha la trampa”. Así que ahora todo jibaro se la pasa de “vivo”, al mimetizarse con ser un enfermo y, por ende, un consumidor  para poder quedar libre cuando es capturado en el ejercicio de la venta y comercialización de estupefacientes que sobrepasen las cantidades de la dosis personal.

De allí que, tiene razón el Fiscal, Néstor Humberto Martínez Neira, cuando solicita  con urgencia  hacer los ajustes legales sobre el control de la dosis personal para poder vencer el microtráfico, el cual se está  convirtiendo en una gran amenaza contra nuestros niños y adolescentes.

 

Por: Luis Eduardo Solarte Pastás

solarpastas@hotmail.com

- Software por Activisual -