[-]

Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

15/08/2019 - 09:37
Durante el festival se vivieron intensas noches de sexo y drogas. ¡FOTOS + VIDEO!
27/07/2019 - 09:18
El consumo de alcohol, el tabaquismo y la infección del VPH aumenta los riesgos de esta enfermedad. [VIDEO]









Recomendado

Encuesta

¿Tiene claro cuál será su voto en las elecciones regionales del 27 de octubre?

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Sábado, Enero 7, 2017 - 06:48

El Director Ejecutivo de la Federación Nacional de Departamentos, Amylkar Acosta, asegura que “el video que provocó el escándalo, no tiene por qué empañar el proceso en curso del establecimiento de las zonas veredales transitorias para la dejación de armas por parte de las FARC”.

 

A continuación el texto completo de la declaración:

Wikipedia define la palabra escándalo como “un incidente ampliamente publicitado que incluye acusaciones de proceder incorrecto, degradación o inmoralidad”. Para la Real Academia de la Lengua Española la atribuye a “un hecho considerado inmoral o condenable y   que causan indignación y gran impacto públicos”. Traemos a colación estas dos acepciones de la palabra escándalo para contextualizar lo acaecido en la población de Conejo (Municipio de Fonseca) en La guajira el pasado fin de año en la Zona de pre-agrupamiento de las FARC.

Allí, como en todo el país, se festejaba el fin del año 2016 y el llegada del nuevo año 2017, pero sobre todo se celebraba alborozadamente el fin de un conflicto armado que ha asolado al país por espacio de más de 50 años y fue en ese ambiente festivo y distensionado en el que hacían parte de la Misión de Verificación de la ONU presentes en el sitio accedieron a bailar con integrantes de las FARC.

Es una verdad de a puño que la paz se construye desde los territorios y cada uno de estos tienen sus peculiaridades y quienes las habitan su propia idiosincrasia. En el Caribe colombiano bailar no comporta la connotación de intimidad que pueden darle en otras latitudes, así de claro y sencillo.

En este contexto vemos en este incidente intrascendente y frívolo nada incorrecto, degradado o inmoral condenable o que sea motivo de indignación ciudadana, como para desatar una tormenta en un vaso de agua.

El video que provocó el escándalo dio pie para magnificar este hecho, que no tiene por qué empañar el proceso en curso del establecimiento de las zonas veredales transitorias para la dejación de armas por parte de las FARC, derivando en la separación por parte de las Naciones Unidas de quienes siendo parte de la Misión se vieron involucrados en este enojoso episodio.

 Así como recientemente el Gobernador de Antioquia Luis Pérez y el Alto Comisionado para la Paz demandaron de las FARC el cumplimiento del Acuerdo Final y de los protocolos para su implementación, es bueno precaver que hacia el futuro hechos como este, que pueden llegar a presentarse, dado que las autoridades civiles y de policía deberán interactuar allí con los integrantes de las FARC, no vayan a poner en riesgo la continuidad del proceso. Ello, para evitar que los enemigos agazapados de la paz le sigan metiendo palos en las ruedas para impedir que se construya confianza entre las partes y así poder construir la paz estable y duradera que todos anhelamos.

Prensa Federación Nacional de Departamentos

- Software por Activisual -