Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

09/12/2019 - 10:02
Esta fecha se escogió con el fin de crear conciencia y desde las Naciones Unidas trabajar para erradicar este gran problema.
Foto: Referencial
03/12/2019 - 09:32
El lema de este año 2019 es Empoderar a las personas con condiciones especiales.









Recomendado

recomendado

Imagen: Merck
08/12/2019 - 16:13
Colombia se une a los más de 60 países de todo el mundo que ya cuentan con este medicamento; incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea, Canadá,...
23/11/2019 - 09:44
El Presidente informó que se inicia a una conversación Nacional y que fortalezca la agenda vigente de política social.
13/11/2019 - 18:26

Encuesta

¿Cómo evalúa el inicio del VAR en el Fútbol Colombiano?

 

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Videos Virales

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Jueves, Julio 4, 2019 - 16:56

Con un lleno total, la gente de pie y los aplausos de cientos de espectadores la noche del pasado martes quedará guardada en la memoria de los nariñenses.

El proyecto inició meses atrás como el sueño de un loco apasionado por la música y que contó con el apoyo de la Fundación cultural Arteventos y la Secretaría de Cultura.

Esta noche que se llenó de magia al tener en tarima a don Luis Alberto Matabajoy y don José Mesías Ortega, fue el escenario perfecto para entender que las calles cuentan historias que se tienen que saber escuchar.

Don José Mesías Ortega ha cantado en las calles de la capital nariñense desde hace más de 30 años y su discapacidad, que para muchos podría ser un impedimento, se ha convertido en una fortaleza para poder seguir adelante.

La historia de este artista que todos conocen pero muy seguramente nadie sabía su nombre se remota hace 49 años atrás, cuando nació en el municipio de Cumbal.

Hijo de María Bertilda Tutalcha y Marco Tulio Ortega y el cuarto de sus 3 hermanos con los que según afirma casi no tiene contacto, José es la muestra de que hacer lo que se ama es la única forma de querer la vida.

Don José Mesías hace 17 años perdió a su esposa Aida Cecilia Melo y a pesar que las cosas se tornaban difíciles contó con la suerte y compañía de la señora María Cecilia Arévalo, quien durante años lo ha cuidado y acompañado en su diario vivir.

“Salí de Cumbal a los 8 años de edad, en ese momento decidí viajar a Cali para educarme en la escuela San Miguel y en donde tuve la oportunidad de aprender braille, sin embargo mis papás no tenían dinero para continuar una carrera”, dijo.

Agregó que detrás de su condición agradece el hecho de que sea ciego de nacimiento y no haber perdido su visión por algún accidente. Su oído es una maravilla, basta con intercambiar un par de palabras para que este hombre distinga en el siguiente encuentro la persona que le habla.

“Yo estoy acostumbrado y Dios decidió tenerme aquí. Todas las imágenes están en mi imaginación y yo creo mis propios mundos”, señaló.

Don José explicó que la señora María Cecilia Arévalo llegó a sus vidas porque trabajaba en la casa de los papás de su esposa y cuando ellos murieron se quedó a cargo de Aida Cecilia Melo, quien falleció hace aproximadamente 7 años. A pesar de no tener ninguna relación más que laboral su buen corazón no le permitió irse y dejar solo a José Mesías.

“Mis hermanos ya me dejaron a un lado y María y sus hijos son como mi familia. Ella está pendiente de mí, me cuida, arregla la ropa y acompaña”, expresó.

‘Vivir vale la pena’

 

José afirma que su día inicia a las 7:00 de la mañana cuando baja desde su casa ubicada en el barrio Betania en el bus urbano y llega a su sitio que todos conocemos en el templo de San Juan. Lugar que ha ocupado desde hace años cuando junto a su esposa que vendía dulces también alegraba con su música el caminar de los peatones.

Al mediodía don José Mesías se queda en el centro, almuerza y regresa a su casa en la noche. Le pide a cualquier peatón que pasa por el sector que por favor lo ubique de camino a la ruta para tomar el bus y regresar.

Su mensaje, y así parezca increíble, es que la vida vale la pena. Con una sonrisa José dijo que la gente debe salir adelante y superarse.

“Mi llamado es a los hijos y jóvenes que tienen sus madres para que las quieran, cuiden y valoren. Ellas son un tesoro y valen más que el oro, por esta razón tienen que amarlas”, indicó.

 

‘Ángel de la guarda’

 

La señora María Cecilia Arévalo ha sido ese ángel de la guarda que Dios puso en el camino de José. Desde hace muchos años ha estado al servicio de la gente y sus caminos se cruzaron cuando cuidaba a la esposa de este artista.

Dijo que cuando murió Aida Cecilia Melo pensó en distanciarse y seguir su vida, sin embargo la petición de la ‘finada’, como ella le dice, fue que no lo dejara solo porque él necesitaba compañía y apoyo.

“Durante 11 años los cuidé a los 2 y hasta el día que ella murió estuve pendiente. La señora Aida también tenía discapacidad pero su problema era para caminar, sin embargo eran felices y compartían su lucha diaria juntos”.

A pesar de los comentarios mal intencionados doña María afirma que para ella José se ha convertido en parte de su familia y es como su hermano, por esta razón lo atiende y lo cuida para que siempre esté bien presentado y tome sus medicamentos.

 “Él en la casa no para, la verdad decirle que se quede es difícil. A pesar de que uno le recomiende que no salga él es terco y se va”.

Doña María es una persona humilde y se gana la vida honradamente trabajando para casas de familia y con ayuda de sus hijos entre todos han logrado salir adelante.

Manifestó que los primeros días cuando recién enviudó era más complicado porque José necesitaba ayuda para la mayoría de las cosas, sin embargo con el tiempo ha ido aprendiendo y ahora es una persona independiente.

“Yo me levanto, le dejo las cosas en el mismo lugar y le arreglo la ropa. Él sabe en donde tiene que buscar y cómo llegar hasta cada sitio para poder arreglarse y estar listo para salir”, señaló.

 

‘Somos familia’

Albeiro Arévalo, hijo de doña María Cecilia Arévalo, es quien cuando estaba pequeño acompañaba a Aida Cecilia Melo al templo de San Juan a vender dulces. Desde hace 11 años ha compartido su vida al lado de él.

Este joven a sus 21 años de edad tiene claro que José Mesías es un miembro de la casa y a pesar de no compartir lazos sanguíneos su relación se fortalece porque juntos se complementan para ser una familia y salir adelante.

“Desde que partió su esposa de este mundo él nos acogió a nosotros y ese cariño es reciproco, nosotros lo acogimos como parte de nuestra familia”, expresó.

Dijo que las tristezas, alegrías y experiencias son la fortaleza para salir adelante y que este artista es una muestra de que no existen adversidades para amar la vida y siempre salir adelante.

Vivir con una persona invidente nos enseña a valorar lo que tenemos, a veces la gente se deprime por cosas banales. Personas como José Mesías nos demuestran que vale la pena soñar porque en algún momento, así sea una sola noche, pasas de ser el señor que canta en el templo de San Juan para convertirte en la estrella del espectáculo y robarte los aplausos de toda la gente.

 

Artistas ovacionados

El espectáculo finalizó alrededor de las 9:30 de la noche y con un público que se puso de pie y los corazones acelerados. Como nariñenses aprendimos que si hay algo que no podemos olvidar es que todos somos seres humanos y las diferencias no valen.

El secretario de Cultura José Aguirre dejó un mensaje que ojalá quede guardado en cada uno de los asistentes, el poder pasar por estos sitios y por un minuto dedicarle tiempo a estas personas que se ganan la vida con el talento que les regalaron y lo único que buscan es salir de la clandestinidad para ser escuchados.

 

 

El drama de Lucho

Luis Alberto Matabajoy de 33 años de edad fue otra de las estrellas de la noche, su personalidad hizo que la gente acompañe sus interpretaciones con cientos de aplausos al unísono que lo hicieron bailar sobre el escenario.

Luis Alberto es invidente de nacimiento a pesar de que cuando era bebé fue intervenido en dos oportunidades un médico de Popayán fue quien le dio a su abuelita la mala noticia de que no iba a poder ver.

Este músico pastuso de personalidad increíble y con toda la fortaleza para salir adelante desde muy joven aprendió lo que significa trabajar en la calle por necesidad.

Vive con su abuelita Raquel Matabajoy desde hace 17 años cuando murió su abuelo Samuel Matabajoy, quien era su fiel amigo y compañero.

Don Luis Matabajoy vive con su abuelita paterna porque su mamá nunca se hizo cargo de él y desde muy pequeño salía a pedir monedas porque necesitaba llevar un sustento para su hogar y sacar adelante a su familia, sin embargo hace 7 años su vida cambió cuando don José Mesías Ortega apareció en su camino y le enseñó a cantar para ganarse la vida.

Con la interpretación del tema musical Sobreviviré, de uno de sus artistas favoritos Darío Gómez, inició un show excepcional, acompañado de una orquesta de lujo y el Cuarteto Cienfuegos + Marco Quiroz, Bandoneón de Medellín el despecho y sonsureño pusieron a bailar a los espectadores.

La vida de Luis Matabajoy ha sido difícil. Desde muy pequeño asumió como el hombre de la casa y a pesar de su discapacidad visual ha buscado las alternativas para salir adelante y darle dentro de lo posible todo lo que necesita su abuela.

“Con lo poquito que tengo siempre le he ayudado a mi mamá. Con lo que hago en la jornada laboral ayudo con el arriendo, la comida y los servicios”, señaló.

Trabajo difícil

 

La jornada de Luis inicia a las 6:30 de la mañana para llegar a su puesto de trabajo por el Sebastián de Belalcázar. Su primera parada es en el templo de San Juan para escuchar la misa y empezar con la bendición de Dios.

Dijo que al paradero del bus lo acompaña su abuelita y después toma la ruta para llegar al centro. Su sitio de almuerzo es por el Javeriano y a su casa regresa en la noche.

Agregó que hay días que gana 7.000 u 8.000 pesos y si bien no le alcanzan ha conocido mucha gente de buen corazón que le brinda ayuda.

“Vivir de la música es difícil. Hay días buenos y malos. A veces logro sacar simplemente lo del pasaje de regreso a casa”.

Les recordó a los nariñenses que ante Dios todos somos iguales y que no existe ninguna razón para inventar diferencias y atacar al otro. “La discapacidad es solo una marca y un reto que nos pusieron en el camino, pero la verdad no vale la pena dejarse caer ante las dificultades”.

Su sueño y lo único que lamenta de su enfermedad es no poder conducir un vehículo de carga pesada, pues asegura que cada vez que escucha un tractor o un camión lo llena de felicidad el solo hecho de imaginarlo.

Fiel compañero

Luis no contó en su vida con la presencia de sus padres, sin embargo tiene a su lado a su abuela paterna Raquel Matabajoy, quien desde pequeño lo acogió y lo cuida.

Hace 17 años murió su esposo Samuel y fue la pérdida más difícil porque se quedaron solos, sin embargo asegura desde el cielo es la fortaleza para salir adelante.

A pesar de ser difícil con la ayuda de fundaciones y profesores que le quisieron colaborar Luis acabó el colegio y aprendió braille.

“Era difícil porque nosotros no podíamos ayudarle, yo no terminé la escuela y no había quien le enseñe”, dijo.

Cuando tenía 9 años de edad a Raquel el Icbf le quitó a Luis porque él pedía monedas en la calle, sin embargo por la depresión del niño decidieron devolverlo pero le exigieron a su abuela no dejarlo solo.

“Dejé de trabajar por estar con él y durante 2 años me siguieron para ver qué pasaba con el niño y por el miedo de que me lo quitaran me tocó quedarme en la casa”.

 

Cumpliendo sueños

Desde hace 2 meses en esas vueltas que da la vida llegó a la capital nariñense el músico Jhon Molina, quien nació en Cajamarca (Tolima) pero desde muy joven empezó a recorrer el mundo para cumplir sus sueños.

Jhon Molina es un artista de 21 años de edad y fue el encargado de abrir el concierto Vía para un Sueño en el teatro Imperial. Con la interpretación de su guitarra y su encantadora voz alegró a los espectadores.

Llegó hace 2 meses a Pasto después de terminar un viaje desde México hasta Argentina. Al regresar a Colombia sin tener un lugar definitivo en el cual quedarse, decidió la Ciudad Sorpresa porque según asegura tiene todo lo que busca.

“Pasto es la ciudad perfecta. El clima, la gente, comida y el lugar son excepcionales”.

Su carrera musical inició a los 12 años cuando salió del orfanato en Bogotá, afirmó que desde allí inició como guitarrista y con el tiempo fue formando su voz y su vida musical.

Su mamá murió cuando él apenas tenía 3 años y según cuenta, su padre que es camionero lo abandonó 2 años después en una carretera. “Tuve que aprender a madurar a la fuerza y después de estar hasta los 12 años en el orfanato en Bogotá y no haber querido que nadie me adoptara tomé la decisión de empezar hacer mi vida”.

A los 12 años de edad decidió empezar a dar vueltas por el mundo y a pesar de ser un niño tuvo que madurar y aprender a vivir con las adversidades, sin dejarse derrotar en el camino.

Siempre tuvo claro que lo más importante era no dejarse llevar por los malos comportamientos y tiene claro que es un buen ser humano y por esa razón la vida lo premia con todas las cosas que le están pasando en Pasto.

- Software por Activisual -