Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...

Especiales

Fotos: utb.edu.co
27/09/2019 - 09:24
La edición 40 se realizará en Nueva Delhi, India, y bajo el lema "Turismo y empleo: un futuro mejor para todos".
Foto: Referencial
15/09/2019 - 10:54
Cada 15 de septiembre se celebraría el Día Internacional de la Democracia. Hay 48 países donde la dictadura es la forma de Gobierno.









Recomendado

Encuesta

¿Cuál cree que es el mayor problema que afrontan los estudiantes universitarios en Colombia?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Septiembre 10, 2019 - 18:08

Hace más de 25 años nació en la capital nariñense el programa La Casa del Joven, un proyecto inspirado por la hermana María Agudelo, laicos y la comunidad que busca combatir los riesgos que acogen a la juventud.

La directora del programa, religiosa de la Orden de la Compañía de María, hermana Ana Beatriz Acosta Sánchez, afirmó que se dictan 6 talleres: artes gráficas, artes manuales, elaboración de alimentos y bebidas, música, diseño web y diseño corte y confección.

El objetivo es que los jóvenes utilicen el tiempo libre enfocados en acciones positivas que se conviertan en fundamentos para su proyecto de vida.

Manifestó que la influencia de las artes en ellos es positiva porque la mayoría tienen intuición de que son buenos para algo y lo que se logra desde esta Casa es que puedan descubrir sus potencialidades.

Ana Beatriz Acosta,
directora.

 

“Es gratificante cuando los jóvenes recuperan su amor propio que muchas veces lo han perdido. Cuando ellos consiguen alcanzar sus logros se sienten útiles y se dan cuenta que son capaces de cumplir sus sueños, pese a todas las circunstancias”.

Dijo que cuando los jóvenes recuperan la confianza son capaces de hacer las cosas con amor y vencer las barreras que la vida les ha generado fichándolos como inútiles o incapaces, cuando en realidad están logrando sus objetivos.

“Lograr que los chicos tengan un encuentro consigo mismos a través de la cultura, la música y el arte es una terapia de sanación y liberación, la cual cuando se consigue genera el nacimiento de una nueva juventud”.

La hermana manifestó que para sostener abierto el programa se debe luchar para que el Gobierno, a través de la Alcaldía y la Gobernación, sigan manteniendo la cofinanciación. El resto de recursos se adquieren gracias a bingos, banquetes y eventos especiales en los cuales se busca el dinero para tener los elementos que se necesitan para ejecutar los proyectos.

La hermana explicó que actualmente hay matriculados 210 estudiantes. Una de las labores con los jóvenes es motivarlos para que estudien y logren ingresar a la universidad o culminar un técnico.

A pesar de ser un proyecto para jóvenes desde los 14 a 28 años de edad en este momento hay chicos de 13 años que tienen ganas de aprender música, en donde el único requisito es que estén estudiando.

La directora afirmó que este proyecto se ha convertido en la estrategia de muchos adultos que quieren aprender un oficio y buscan una alternativa de trabajo con las posibilidades que les brindan.

 

Los estudiantes Sebastián Pilalon, Mónica Paola Vargas, Ángela Mirama Toro, Albert Arteaga, Miguel Ángel
Aponte, Cristian León, Saray Canchala, Brayan Cuastumal, Ángel Guanga, Valentina Galindo, Yudith Pupiales,
Diego Timarán y Jhon Getial del taller de Artes gráficas dictado por Juan David Muñoz.

 

Aprender a escuchar

 

Trabajar con la juventud es una experiencia grata, manifestó el instructor del taller de artes gráficas Juan David Muñoz. Aseguró que muchos de los jóvenes no tienen planteado su proyecto de vida y estudiar y aprender un oficio les sirve para transformar su futuro y pensar en que pueden lograrlo.

El docente explicó que es gratificante que algunos jóvenes después de ingresar a la Casa retoman sus estudios y deciden continuar en la universidad.

“Los jóvenes han visto en el arte la forma de encontrarse y poder salir de una realidad en la que viven y que la mayoría de veces es vulnerable”.

Juan David Muñoz,
maestro en artes visuales.

 

Dijo que mostrarles a las nuevas generaciones que el único camino para cambiar su vida es el estudio y ver que ellos hacen caso es reconfortante, porque se genera un cambio positivo en la sociedad.

“Trabajar con los jóvenes me ha sensibilizado de una realidad social que gracias a Dios no he vivido, pero los estudiantes vienen de una vida difícil que al compartirla con nosotros nos ayuda a forjar nuestra parte humana”.

Muchas veces lo que nos falta a los adultos es aprender a escuchar y las nuevas generaciones lo único que necesitan es eso, sentirse parte de la sociedad y saber que pueden aportar.

 

Valorar la juventud

 

Durante 3 años el exestudiante de la Casa del Joven y docente Jesús Mauricio Puetaman trabaja con los muchachos el taller de Sistemas digitales, una experiencia que ha enriquecido su vida porque cada día aprende a valorar los detalles.

Afirmó que después de prepararse durante años en el Sena, de manera virtual y en diferentes instituciones tuvo la oportunidad de ser parte del proyecto desde la otra perspectiva y no como un estudiante más.

“Trabajar con la juventud es gratificante y ayuda a analizar los contextos que viven las nuevas generaciones. Al estar aquí aprendemos a ser parte de la vida de los jóvenes. Debemos entender que están tristes, tienen problemas y que su principal objetivo al estar en este lugar es aprovechar el tiempo y redireccionar todas las experiencias que están viviendo para aportar a la sociedad”, expresó.

“Más que ser docentes de alguna asignatura nos convertimos en escuchas y consejeros de vida. Tenemos la labor de ser compañeros, trabajar, principalmente aprender de sus experiencias para lograr cambios.

Jesús Puetaman,
docente.

 

La verdad uno aprende de ellos porque todos los días los jóvenes nos dan lecciones de vida y a partir de esas experiencias uno cae en cuenta de lo que verdaderamente vale la pena”.

Afirmó que la mayoría de veces los chicos llegan a cumplir la jornada con tanto esfuerzo y sin embargo, pese a las circunstancias, buscan sacar las cosas adelante y uno que tiene todas las posibilidades se deja desanimar y desaprovecha las oportunidades que le da la vida.

Añadió que es indispensable confiar en la juventud porque ellos merecen ser valorados. Principalmente aceptar la riqueza que existe en las nuevas generaciones.

“Nosotros no podemos pedir que ellos sean como las generaciones anteriores porque tenemos otro tipo de experiencia, pero ellos tienen nuevas costumbres y oportunidades que son igual de importantes y bajo ninguna circunstancia se pueden menospreciar”.

- Software por Activisual -