EDITORIAL

La actual campaña a la Presidencia de la República nos está acostumbrando a que cada día se presente un escándalo nuevo en el que todo el mundo mete baza, por lo que podemos decir sin temor a equivocarnos, que este proceso electoral ha sido uno de los más movidos y agitados en mucho tiempo.

Hace algunas horas fue el candidato del Pacto Histórico, Gustavo Petro, el encargado de alborotar el avispero con sus declaraciones en torno a que el Gobierno Nacional tenía la intención de suspender las elecciones del próximo domingo. De inmediato, el ministro del Interior, Daniel Palacios, desmintió tal afirmación, la que calificó como mentirosa e infundada. Por lo pronto, habría que decir que no se puede hablar de ninguna suspensión o aplazamiento de este proceso electoral, puesto que, desde hace varias horas, los colombianos residentes en el extranjero comenzaron a depositar sus votos en diferentes países y lo seguirán haciendo hasta el próximo domingo 29 de mayo, fecha de los comicios en nuestro país.

Pues bien, el escándalo de ayer estuvo a cargo del expresidente de la República, Andrés Pastrana, quien le envió una carta al Presidente Iván Duque, donde le expresa de manera, que nos parece un poco alarmista que en Colombia “esta dado un golpe de Estado” y le corresponde al mandatario nacional “desbaratarlo” antes de que sea tarde.

 

"La actual campaña a la Presidencia de la República nos está acostumbrando a que cada día se presente un escándalo nuevo en el que todo el mundo mete baza, por lo que podemos decir sin temor a equivocarnos, que este proceso electoral ha sido uno de los más movidos y agitados en mucho tiempo".

 

El otro escándalo que comienza a germinar se debe a la firma escogida por las autoridades electorales para hacerle la auditoria internacional al software encargado de entregar los resultados de las elecciones presidenciales de este domingo.

Para ser sinceros, la cuestión no deja de ser inquietante, puesto que en un principio se había seleccionado para tal delicada tarea, a una firma alemana. Pero, a última hora, los germanos siempre prácticos y nosotros diríamos, responsables, vieron que las elecciones estaban a pocos días y seguramente pensaron que nada bueno podría salir de semejante apresuramiento y por eso prefirieron decirle a la Registraduría “No, muchas gracias”.

Ante esta situación esa tremenda responsabilidad se le entregó a una firma centroamericana que se llama Datasys, quien, al parecer, al menos hasta ayer y, a pesar de la premura del tiempo se comprometió a realizar esa auditoría. Ante esto, la senadora María Fernanda Cabal ya dijo que esa firma carece de experiencia y al parecer ya ha sido protagonistas de esos escándalos que tanto se han puesto de moda en nuestro medio, pero ante esas aseveraciones, el magistrado del Consejo Nacional Electoral, CNE, Luis Guillermo Pérez, dijo que doña María Fernanda está equivocada y que la entidad escogida tiene largos años de trabajo y una hoja de vida impecable.

En ese sentido, no queremos ser aves de mal agüero, pero como están las cosas y con los inquietantes antecedentes que se vienen presentando desde las elecciones del pasado 13 de marzo, nada de raro sería que el próximo escándalo electoral esté relacionado con esta mentada auditoría internacional.

Mientras tanto, el tiempo corre y ya hoy vamos a estar a escasos 5 días para nuestras elecciones presidenciales más movidas de los últimos años, tiempo en el que los 6 aspirantes sacarán lo mejor de sí, de cara a ese definitivo 29 de mayo, fecha en la cual será la encuesta real.

Nos parece que todas estas cosas que están pasando, a la postre tendrán una consecuencia positiva, la cual es el aumento de los votantes, no solo en Nariño, sino en todas las regiones del país. En efecto, estamos convencidos que las grandes rivalidades que se ven en esta campaña presidencial motivará a que la gente salga a votar de manera masiva.

Category