Con pensamiento crítico habrá cambio

Emilio Jiménez Santiusti.

Los colombianos coincidimos en un sueño, y es ver a Colombia iniciar un proceso de cambio social y económico. La equidad es un factor necesario para que nuestra sociedad avance con pasos agigantados.

Para empezar a intentarlo, debemos abordar en nuestra conciencia el hábito responsable de la reflexión a la cantidad de información que recibimos constantemente por los diferentes medios de comunicación.

No podremos avanzar jamás si el análisis individual depende o está argumentado por lo que tuitea el jefe, el candidato, el cacique, el líder político o el líder de opinión. Peor aún, la tesis la basamos para fortalecer los ideales políticos del sector con el que simpatizamos, sin acudir a una reflexión prudente, la cual conduce a una sociedad a ser más democrática.

 

"Si la presidenta de la Cámara plagia su tesis y es de mi partido debo defenderla. Porque así es y punto…"

 

Hay muchísimos ejemplos para sustentar lo que escribo. Trataré de traer a colación los más actuales, por ejemplo, el fumigar con glifosato para erradicar cultivos ilícitos; es un tema técnico y de gran profundidad, no obstante, nosotros escuchamos la noticia, revisamos lo que dicen los líderes políticos al respecto y dependiendo de la corriente a la que pertenezcamos, damos la opinión. Gravísimo, porque diera la sensación de que si eres de derecha estás en desacuerdo y si eres progresista estas a favor de la Corte Constitucional.

En la moción de censura al ministro de Defensa, Molano, tras las muertes que dejó el estallido social, se presentaron posiciones radicales. Los rojos adujeron que los infiltrados terroristas fueron exclusivamente los paramilitares y las ‘fuerzas oscuras’ del Estado, en cambio, para los azules, los infiltrados terroristas eran las guerrillas y las ‘fuerzas oscuras’ de la extrema izquierda. Esto debido a que los mismos congresistas enfurecidos trataban de dividir al pueblo. Muy pocos nos sentamos a pensar en que los disturbios también se produjeron por la fatiga social de muchos colombianos vulnerados y silenciados por mucho tiempo. Muy pocos veíamos que los desmanes venían de todos los lados por la desigualdad social y por intereses electorales.  

La invitación es a que no le cueste reflexionar y sacar sus propias conclusiones. Sea un estudiante permanente de lo político, social y económico de su patria.

Por: Emilio Jiménez Santiusti.

Category