Nicolás Escobar Bejarano

Según dicen los expertos -si es que alguno trabaja en este caso-, entre 14 y 15 días permanecerá cerrada la vía Panamericana entre Pasto (Nariño) y Popayán (Cauca), y es que aún no se han logrado poner de acuerdo las entidades encargados. Según la Policía de Tránsito, el derrumbe fue en el puente Higuerones y, según la Gobernación de Nariño, fue en Aguadas -a estas alturas ya uno no sabe en qué o quién creer-. Lo cierto es que el derrumbe lo ocasionó la caída de 4.000 metros cúbicos de piedra y tierra.

La última palabra la tuvo María del Pilar Cerón (la directora territorial del Instituto Nacional de vías -Invias-), quien aseguró que el puente destruido será reemplazado por una moderna estructura provisional - ¿será que ya compraron el Vibranium del universo cinematográfico de Marvel para elaborar el nuevo puente? o ¿será acaso que la moderna estructura estará hecha con cáscaras de huevos, conforme pregona la ronda infantil?

 

"A este paso, nos convertiremos en la República Independiente de Nariño y, lo más preocupante es que, de seguro las autoridades migratoritas nos pedirían pasaporte para ingresar a Colombia".

 

Mientras se soluciona ese asunto, fue habilitada una vía alterna entre Pasto-La Unión y Mojarras, generando de esta manera no sólo trancones enormes sino también un viaje de cerca de 24 horas; sin embargo, lo más preocupante del asunto es la  falta de empatía de la comunidad, es decir, ‘viveza nariñense’, que nos asiste por haber nacido a las faldas de un volcán, puesto que, muchos comerciantes ya empezaron a subir los precios  de los objetos afectando  de esta manera la economía del departamento.

Lo anterior, es el reflejo de un aislamiento que vive Nariño del resto del país; es como si nosotros estuviéramos en la puerta de atrás, en otras palabras: no le importamos al gobierno nacional, pues nadie se mueve por nosotros. Sin duda alguna, a este paso, nos convertiremos en la República Independiente de Nariño y, lo más preocupante es que, de seguro las autoridades migratoritas nos pedirían pasaporte para ingresar a Colombia.

***

Adenda: El museo para la memoria de las víctimas del conflicto armado ubicado en Tumaco (Nariño), el cual fue creado por la diócesis del municipio, está asfixiado, pues tiene limitados los recursos necesarios para funcionar (esto es, sólo hasta finales de este año), pues la Gobernación de Nariño les debe cerca de treinta millones de pesos. Al parecer, a ciertos partidos políticos, les asusta el ejercicio necesario de restaurar y conservar la memoria.

Por: Nicolás Escobar Bejarano

 

Category