El regreso a clases

Edgar Enríquez

Ya comenzó el corre-corre de los padres de familia que tienen a sus hijos estudiando en los establecimientos educativos del país. Con el retorno a las clases presenciales empiezan las madrugadas para prepararles el uniforme, el baño y el desayuno, todo a regañadientes de los niños y jóvenes que se habían acostumbrado durante las vacaciones a dormir hasta tarde.

Esto no solo representa cambios en el hogar después de un largo periodo de descanso sino en la ciudad, donde nuevamente las calles se llenan de vehículos y los trancones son desesperantes. Con ello también vuelven el ruido y el estrés.

El comienzo del año escolar implica más gastos entre los padres de familia. El costo de los cuadernos, los uniformes y el pago de la matrícula de sus hijos, entre otros, puede afectar el presupuesto si no se hace de manera planificada.

Para garantizar la seguridad de los estudiantes en los alrededores de las instituciones educativas del municipio de Pasto la Secretaría de Tránsito y Transporte debe estar presente desde las 6:30 de la mañana en por lo menos 20 planteles educativos.

Las quejas de los padres de familia, sobre todo de colegios privados, también son usuales en esta temporada de comienzo de año porque les exigen a sus hijos cosas como papel higiénico, pañitos húmedos, jabón y bolsas de basura, entre otras, que se podría decir están más destinadas para satisfacer las necesidades básicas de aseo y mantenimiento de los establecimientos educativos.  

Según el Ministerio de Educación, los establecimientos educativos no pueden exigir que las familias les entreguen los materiales educativos. De esta forma se evita que les trasladen a esta parte sus costos de operación, al requerir materiales para la administración o aseo de sus instalaciones. Estos deben cobrarse dentro de los valores de matrícula y pensión.  

Agrega que si los padres de familia encuentran alguna irregularidad en las listas pueden entregarlas a las secretarías de Educación para su revisión. Quienes incumplan esta disposición pueden recibir las mismas sanciones establecidas para los colegios que cobren bonos. 

Por: Edgar Enríquez

Category