A salvar al Deportivo Pasto

ClauZ

Este es el momento para recordar una vez más, que Deportivo Pasto es una de las empresas más importantes con que cuenta Nariño y tal vez la entidad embajadora más visible que tiene nuestra región ante el mundo. No quiere decir que sea la única que tenemos, pero sí la que mueve masas, fibras y sentimientos.

Esa introducción que hago es para decir que en estos momentos de tantas dificultades económicas por las que atraviesa esta institución deportiva, es importante que todos le tendamos una mano para que supere las adversidades.

Cuando la campaña en el campeonato del fútbol profesional colombiano no es la mejor como ocurre en estos momentos, es cuando todo el mundo sale a decir que absolutamente nada sirve y que todos son los malos del paseo. Sin embargo, cuando el equipo camina bien y llega a finales o participa en certámenes internacionales, todo es color de rosa, sin entender, que a pesar de los triunfos que aparezcan, el sostenimiento económico de un plantel de fútbol siempre es difícil.

Antes del juego anterior contra Deportes Quindío, la amenaza de no disputar el encuentro por parte de los jugadores debido al incumplimiento en el pago de sus salarios, alborotó el ambiente, situación que ha servido para llevar a cabo los señalamientos en contra de la dirigencia, pero nadie lidera un trabajo, para entre todos contribuir y sacar al Pasto de la grave crisis que atraviesa.

El cambio a una sociedad anónima que busque inversionistas, que al mismo tiempo pretendan un beneficio económico, es el camino más acertado que se debe perseguir, ya que de lo contrario las empresas del fútbol tienden a desaparecer.

Aunque seamos insistentes, tenemos que decir que con los buenos deseos o con el sentimentalismo no se puede sacar adelante un club como Deportivo Pasto. El hecho de decir que se trata de un equipo del pueblo suena muy bonito, pero si no se tiene dinero para que subsista, lo demás sabe a muy poco.

La pandemia que vive la humanidad y de la cual aún no salimos, ha sido un aspecto que puso a tambalear a nuestro equipo, por eso, hoy más que nunca se necesita del acompañamiento general.

La llegada de inversionistas al Pasto es la mejor alternativa para que salga adelante, ya que solo los directivos que no pasan de cinco, serían incapaces de afrontar como se debe esa gran responsabilidad. El trabajo tiene que ser de manera conjunta para poder salvar a esta institución que nos pertenece a todos.

Por: Claudia Zambrano Erazo

Category