Se aprende desde el hogar

Jorge Enrique Tello Chávez

Desde el seno del hogar, nuestros padres nos inculcaron desde la cuna esas enseñanzas, principios y valores, que nos han permitido expresar con nuestra manera de ser, el amor, el aprecio, la admiración y el respeto a nuestros seres queridos, alrededor de nuestras familias, entre los cuales están nuestros hermanos, abuelos, tíos, primos, cuñados y sobrinos.

Con el paso de los años, fuimos creciendo para empezar a relacionarnos con nuestros vecinos en el barrio que nos criamos. Al iniciar nuestros estudios en las distintas instituciones educativas, desde jardín hasta la universidad, logramos conocer y tratar a nuestros maestros, educadores y pedagogos, que nos enseñaron todas las asignaturas del saber humano.

Evocar nuestras pilatunas, caminatas, paseos con nuestros compañeros de clase, que afianzaron nuestra amistad, que en la mayoría de los casos ha perdurado a lo largo de los años. Conquistando esa amistad que la conservamos en lo más profundo de nuestro ser, porque jamás se olvidan. Fueron en quienes confiamos nuestros fracasos y alegrías. Se convirtieron en esos consejeros, que guardaron los secretos y experiencias que nos formaron y edificaron. Recurriendo aún a su ayuda para solucionar cualquier situación problemática que se nos presente.

Cuando llegó la etapa del enamoramiento, logramos la conquista del primer amor, que cultivó los sentimientos más nobles de nuestro corazón. Disfrutamos entonces de esas primeras miradas coquetonas, entablamos las primeras conversaciones, muchas veces rechazados; pero valió la pena el insistir, persistir y resistir, hasta lograr la aceptación del ser que amado.

Para muchos esa conquista sentimental, romántica y afectiva, terminó en el altar de una iglesia, con la celebración del matrimonio, en donde un sacerdote nos impartió la bendición divina y sellando en forma definitiva ese amor filial como esposos. Jurándonos amarnos hasta que la muerte los separe y siendo el punto de partida al haber conformado un hogar, que fue creciendo con la llegada de cada uno de nuestros hijos e hijas.

En este fin de semana el Gobierno Nacional y los gremios de comerciantes instituyeron desde el año 1969 la celebración del Día del Amor y la Amistad. En donde los enamorados reviven esos momentos de romanticismo, como la entrega de un detalle especial a su pareja; el llevarle una serenata con las mejores canciones sentimentales de tríos o mariachis al pie de su ventana y la invitación a un restaurante especial a degustar los exquisitos platos típicos de la excelente culinaria nariñense.

Son esas reuniones sociales que tienen ese tinte de dar, demostrar y expresar amor al ser amado, apreciado y querido. En el caso de nuestros demás familiares, compañeros de estudio, vecinos del barrio o de nuestras labores profesionales, son esos encuentros de amigos.

Como el que celebraremos hoy atendiendo la Invitación del director y fundador del DIARIO DEL SUR, Hernando Suárez Burgos. Estaremos presentes los directivos, editora, periodistas y columnistas de esta Casa Editorial, para señalarnos las pautas e innovaciones del periódico, para llevar las mejores noticias a nuestros lectores en el sur de Colombia.

Por: Jorge Enrique Tello Chávez

Category