Un nuevo amanecer

Johana Gil

Los cambios asustan, pero si es hacia algo deseado por mucho tiempo es un regalo de Dios. Gracias por lo enseñado porque de cada etapa de la vida aprendemos algo nuevo.

Aunque no lo busquemos, la vida se empeña en golpearnos fuerte para que sepamos su valor. Aunque las injusticias están a la vuelta de la esquina, tal vez nos tocó para saber cómo debemos superarnos. A veces es necesario despedirnos de cosas y personas para enfrentar nuevos retos y espero que este sea uno de los mejores.

Mientras tanto los invito a esperar en medio de la lucha, a no dejar de intentar y aunque suena a frase de sobre de azúcar, es la realidad y muchas personas son la prueba fehaciente de que la perseverancia es un don que se pule con cada caída.

Esta pandemia, pese a todas las dificultades, nos ha enseñado que la vida cambia en un instante y no hay mucho que hacer en nuestras manos, por eso el aprendizaje de aceptar y dejar fluir es uno de los más duros, pero el más necesario.

Durante este proceso de abrir los ojos con cada acontecer puede que resulte difícil dejar de mirar hacia los lados para enfocarnos en un solo camino, pero cuando se descubre que el destino es más fuerte que nuestros anhelos, la perspectiva se amolda a que llegue lo que tenga que llegar y que bendición más grande contar con la experiencia para decir gracias por tantos favores recibidos.

Que bonito 14, que lindo día para escribir esto en agradecimiento al Señor de Los Milagros de Buga. Un momento para elevar una oración en nombre del nuevo camino por emprender y para agradecer mi paso por aquí.

En muy pocas ocasiones escribí estas letras para hablar de algo personal, la mayoría de veces me limitaba a abordar diferentes aspectos que desde mi perspectiva pueden mejorar con más sensibilización y una buena gestión que nos permita optimizar el cómo vivimos en sociedad y más aún en Pasto, que es una ciudad pequeña en comparación a otras y que su desarrollo industrial, económico y social es algo por lo que se debe trabajar fuertemente.

La Ciudad Sorpresa efectivamente impacta cada día, pero no por sus hermosos paisajes que aparecen al terminar una curva en la carretera, sino por cómo pueden llegar a ser las personas. Si se sorprende para bien o para mal ya es cuestión de saber con quién se relaciona cada uno.

Mientras nos dejamos sorprender, espero que cada lucha que emprendemos a diario todas las personas avance un poco más y nos permita estar tranquilos con lo que es un nuevo amanecer.

Por: Johana Gil Bolaños

Category