Un primo presidente

Emilio Coral Ojeda

Hace pocos días partió mi estimado primo con nombre de presidente, Guillermo León Benavides Arcos, de quien siendo niño mis padres me decían que él era como un presidente de la República, como lo había sido Guillermo León Valencia.

En estos tiempos de intransigencias, fanatismos y sectarismos mi inolvidable primo Guillermo fue como un gaviero, como quien va en la parte más alta del barco, para avisar y prevenir a la tripulación de las tormentas, los rayos, las olas inmensas que a veces nos amenazan y caen sobre nosotros en este viaje por la vida, en un mar de incertidumbres, tribulaciones, alegrías, sinsabores, logros, dificultades y satisfacciones.

Mi primo Gaviero, mi primo Guillermo ha sido en nuestra familia el gaviero que nos cuidaba y nos protegía de algunos tormentosos días que hacen parte inseparable de la vida. Con su inteligencia, sus amorosos regaños, sus palabras guiadoras y su inteligente humor supo ser el gaviero de la vida de sus seres queridos, sus hijas, sus hijos, sus nietas y nietos, la luz en el horizonte para esta nueva generación de familiares.

Conversar con él, con sus aprendizajes de su vida, era una experiencia de aprender a desapegarse de la seguridad, de la certeza, de lo que uno está seguro de que es así, que es verdadero, como se entiende comúnmente le quitaba a uno el piso y lo hacía volar, pensar, reflexionar, repensar, deshacerse de lo que uno está totalmente convencido que así mismo es.

Su partida, teniendo en cuenta que somos seres humanos, limitados, sensibles, amorosos, llorones, llenos de ires y venires, nos deja tristes y sin embargo mi primo Guillermo seguirá siendo en nuestra familia el tripulante del barco, quien está allá arriba, en la parte más alta del barco de la vida, para que sepamos que viene una tormenta y nos preparemos para que no nos sorprenda la desesperanza, la duda, el miedo o la nostalgia.

Ahora, para guardar, amar y cuidar su memoria, debemos cultivar su semilla y su siembra, para cosechar valor, para aprender a ser los gavieros de nuestra propia vida, para poder conocer cuando viene una tormenta y saber navegar, seguir adelante en este viaje de la vida, con decisión, sabiduría, compromiso e inteligencia.

Así que en estos tiempos de intensidad política bueno es, recomendable es, sabio es, aprender de mi primo Guillermo a ser muy inteligentes para crear los argumentos, lograr la capacidad de escuchar y convencer, de saber escuchar para poder ser escuchado, sin el fanatismo de poseer una única verdad, sino con el respeto por la diversidad de pensamiento e ideología, como un libre pensador que ha abandonado algún sectarismo y ha abierto su pensamiento para entender y comprender esta patria colombiana en la que vivimos y a su vez nos vive.

La partida de cada uno de nosotros hace parte inevitable de la vida, así que seamos gavieros, seamos los guías de nuestras familias y amistades, para que cuando nos vayamos sigamos la luz, la memoria, el recuerdo vivo en el camino de la vida que se vive viviendo.

Por: Emilio coral Ojeda

Category

Espectáculo

Publicado2022-05-17

La Selección Colombia Andina se quedó con el primer lugar del medallero general en el Campeonato Panamericano de Ciclismo de ruta que se disputó en S

Horóscopo

Publicado2022-05-17

La Selección Colombia Andina se quedó con el primer lugar del medallero general en el Campeonato Panamericano de Ciclismo de ruta que se disputó en S

Video juegos

Publicado2022-05-17

La Selección Colombia Andina se quedó con el primer lugar del medallero general en el Campeonato Panamericano de Ciclismo de ruta que se disputó en S