Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

editorial

Domingo, Diciembre 9, 2012 - 09:42

Definitivamente en Pasto y el resto del departamento no aprendemos. Pese a la serie de campañas de prevención en la manipulación de pólvora, el número de quemados durante la Noche de las Velitas se incremento con respecto a las cifras del año anterior y según el reporte del Centro de Regulación de Urgencias, Crue del Instituto Departamental de Salud de Nariño, Idsn, se registraron 4 casos, uno más que en el mismo periodo de 2011, cuando se reportaron 3 afectados.

Esto nos lleva a preguntarnos en qué estamos fallando. Todos los días escuchamos que las autoridades mencionan las palabras prevención y operativos, pero cuando se celebran las fiestas surgen los quemados, lo que deja en el aire tanta carreta y advertencias de los organismos estatales.

Entonces la conclusión es que hacen falta campañas con más imaginación y contundencia, sin dejar a un lado la efectividad en los operativos, pues es impresionante la cantidad de pólvora que venden en las calles y puerta a puerta vendedores ambulantes, que parecen invisibles a los ojos de las autoridades.

Los funcionarios de las entidades competentes debieron darse una vuelta por los barrios, sobre todo de la zona sur y suroriental para percatarse de lo inútiles que han resultado sus planes de prevención, porque niños y adultos manipulaban la pólvora sin ningún control y los padres de familia permitían sin problemas que sus hijos utilicen este elemento mientras ellos consumen licor. Y esta es la realidad que se repite durante las fiestas decembrinas, costumbre que no ha podido ser aplacada.

El Crue precisó que durante la noche en mención se registraron cuatro quemados, dos que corresponden a niños de 2 y 6 años y dos a adultos de 18 y 47 años, todos producidos en la ciudad de Pasto.

No podemos olvidar la experiencia de la pasada celebración de fin de año, que mientras las autoridades se desgastaron en Campañas, la noche del 31 de diciembre de 2011 y del primero de enero de 2012, se presentaron 30 casos de quemados, 11 de los cuales correspondieron a Pasto y el resto se distribuyeron en los municipios de Ipiales, Túquerres, La Unión y Tumaco.

Hemos fallado también en hacer respetar las normas y sancionar a los padres responsables, pues con antelación se hacen fuertes advertencias, pero no hemos visto el primer caso de castigo severo que haya servido de precedente. Sabemos que esa costumbre de la quema de ‘años viejos’ es la que más contribuye con casos de quemados, pero las autoridades siguen permitiendo su venta masiva y aún peor que estos monigotes se rellenen con pólvora.

En años anteriores se había hecho un análisis del perjuicio de la quema de ‘años viejos’, no sólo por el resultado de lesionados, sino por la severa contaminación ambiental. En cada cuadra se queman entre 3 y 4 muñecos elaborados con ropa usada y otros elementos altamente nocivos, pero la costumbre no ha sido aplacada e incluso ha tomado más fuerza porque ahora el comercio de estos monigotes ha crecido, y se consiguen a granel en varios puntos de la ciudad de Pasto.

Todavía nos esperan los días más críticos del año, la celebración de Navidad y despedida de año, cuando exista más riesgo de accidentes con pólvora. Por eso es necesario persistir en la lucha, revaluar las campañas, los operativos y la aplicación de normas, con el objetivo de bajar a toda costa el número de quemados.

Hasta el momento las autoridades se ‘rajaron’ y como van las cosas aumentarán de manera vertiginosa las cifras, lo que pone en juego el papel de los funcionarios que están al frente de los programas y esas cuantiosas inversiones que se han hecho en el proceso preventivo.

Es oportuno que el Idsn convoque a los responsables de la salud en cada uno de los municipios de Nariño para que tracen o ajusten mecanismos que nos conduzca por un camino de efectividad y resultados en la lucha por erradicar el comercio y manipulación de la pólvora.

- Software por Activisual -