Prevenir el suicidio es una tarea de todos

dc

Para Jaime Giraldo, líder del área clínica y social del Centro de Atención Psicológica de la UPB, el temor a abordar dichos temas no siempre está fundamentado en la realidad, y en algunos casos el tabú y el misterio pueden ser incluso más peligrosos y desencadenar resultados fatales.

Para visibilizar, hablar y debatir sobre las acciones que puede tomar la población para prevenir una de las consecuencias más alarmantes de las enfermedades mentales, el suicidio, es que la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) estableció el 10 de septiembre como su día internacional.

No tan silencioso

El suicidio deja una taza de mortalidad anual superior a los 700.000 casos, lo que equivale, a una muerte cada 40 segundos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El DANE registra que en Colombia hay ocho casos diariamente.

Sin embargo, explica Juan Carlos Jaramillo Estrada, coordinador de la Maestría en psicología clínica de la Universidad CES, todavía existen una serie de peligrosos mitos que afectan directamente la forma que se tiene para ayudar a una persona con problemas de salud mental.

Justo uno de los más comunes y peligrosos es ese que reza que “el que lo dice no lo hace”. Resulta que es completamente falso y es una forma de llamar la atención y denota que hay un problema grande, una necesidad de ser escuchado.

Giraldo señala que cada caso es diferente y generalizar puede ser peligroso. Aun así, indica tres situaciones hipotéticas que pueden dar luces sobre cómo abordar y ayudar a quienes pueden tener tendencias suicidas.

La primera señal de alarma es con las personas que directamente demuestran tener un quiebre emocional, que se manifiesta físicamente con autolesiones, por ejemplo. En estos casos, lo aconsejable es aplicar la contención física, evitar el maltrato y detenerlos antes de que las auto laceraciones se convierten en verdaderos atentos contra la vida.

En segundo lugar, se encuentran las personas con quiebre, pero que no han pasado al maltrato físico. En estas situaciones lo ideal es demostrarle al familiar o amigo que se está ahí para ellas, que pueden hablar de cualquier cosa y no presionarlas si no es algo que quieran hacer. Por otro lado, siempre brindar la oportunidad de consultar un experto. Muchas veces hay mayor apertura con psicólogos.

Finalmente, el tercer lugar sería un individuo que quiere hablar y en esas situaciones lo que se aconseja es escuchar sin restar importancia a los problemas, no ridiculizar ni disminuirlos, sino entenderlos, empatizar, apoyar. Especialmente si la persona tiene ideas y las manifiesta.

Sin excepciones

El suicidio afecta principalmente a adultos (un 75 % de los casos), pero también se presenta en jóvenes y niños, la OPS afirma que es la tercera causa de muerte en la población entre los 20 y 29 años.

El psicólogo juvenil e infantil de la UPB, Samuel Taborda, cuenta que, para esos casos, al igual que con los adultos, es importante hablar y acompañar, la adolescencia es principalmente problemática porque en esa edad se busca a los amigos antes que, a la familia, por lo que es fundamental inspirar para tener confianza en los padres y alertar cuando se sientan abatidos por una situación como el matoneo.

Aun así, los expertos consultados concuerdan en que cada caso es particular, sin embargo, hay que estar alerta a la búsqueda de aislamiento, enfermedades mentales mal tratadas, intentos de autolesión y la ingesta excesiva de sustancias como el alcohol y las drogas.

Category