Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

editorial

Jueves, Febrero 7, 2013 - 06:45

No podemos desconocer los esfuerzos que hacen la Fuerza Pública y las autoridades administrativas por controlar la violencia en el puerto nariñense de Tumaco, pero todos nos preguntamos por qué la violencia no da tregua y los homicidios son el ‘pan de cada día’ de esta región que tiene todo de bueno, en su cultura, paisaje e idiosincrasia, pero que está arrinconada por unos pocos que no quieren la paz.

Para lastima de toda la comunidad de bien de Nariño, en esta tierra exótica y de grandes baluartes, no hay día en el que no se produzca un homicidio, la mayoría conectados con extorsiones y ajustes de cuentas, con una sombra gigantesca, el narcotráfico, que según vemos les ha sido imposible a las autoridades derrotarlo, pues parece ser que tiene infinidad de cabezas y cuando muere una salen tres.

La semana anterior lamentábamos la muerte de otro dirigente comunitario, William Ernesto Ramos Palacios, de 45 años de edad, representante de la fundación Mujeres Unidas del Pacífico, quien fue hallado en una ensenada de la zona urbana de Tumaco descuartizado. Este líder hacía parte de una lista de dirigentes que estaban en la mira de un grupo armado al margen de la ley que fue difundida por internet desde el año anterior, pero los organismos de seguridad nunca tomaron medidas contundentes.

Al mismo tiempo tuvo que salir el representante del consejo comunitario Las Varas, Wilfrido Landa, quien apoyaba el programa de erradicación voluntaria y manual de cultivos ilícitos, denominado Nariño sin coca sí se puede. Cómo él, otros 81 líderes de organizaciones comunitarias y educadores se han visto obligados a salir ‘huyendo’ de este municipio por amenazas de muerte. Otros lastimosamente no lo lograron y están muertos.

Según cifras oficiales en los primeros 35 días del año en curso ya se han producido 20 homicidios y el año pasado Tumaco cerró con 244, cifra que la constituye en una de las ciudades más violentas de Colombia.

Recordemos que el año pasado el centro de la ciudad quedó devastada por una bomba que instalaron guerrilleros de las Farc junto al comando de la Policía Nacional, el primero de febrero, con un saldo de 9 muertos y más de 70 heridos, lo que obligó a cancelar el denominado hasta ese momento el Carnaval del Fuego.

El golpe más que contra la Fuerza Pública, como tal vez pensaban provocar los terroristas, fue para la comunidad. La mayoría de víctimas eran de la población civil, pero también azotaron la economía del Puerto, pues el turismo se derrumbó y con ello la ilusión y trabajo de muchas personas que se habían preparado para recibir a los visitantes durante los días de fiesta.

Reiteramos el compromiso de las autoridades con la seguridad de Tumaco, pero pese a sus acciones, ese monstruo de la violencia está más vivo que nunca y crece sin que se logre controlarlo. No podemos negar las acciones de las autoridades logradas el año anterior y en lo corrido de 2013, en varios casos ejemplares, pero nuevamente nos preguntamos, ¿qué pasa? ¿Hasta cuando tendrá la comunidad que soportar el azote de los violentos?

Los tumaqueños y en general los nariñenses debemos reconocer la receptividad y el compromiso del presidente Juan Manuel Santos, pero el mandatario está obligado a ver no sólo los resultados de las operaciones de la Fuerza Pública, sino palpar lo evidente, y eso es que la muerte se convirtió en un factor cotidiano y que aparece por doquier sin que nadie lo pueda impedir.

Vemos que la Policía mantiene la campaña No pago yo denuncio, con la que se crea conciencia en no hacerle juego a la extorsión, pero no se puede desconocer que la mayor parte de empresarios y comerciantes son presa de las ‘vacunas’ en donde la ‘ley’ es: o paga o se muere.´

El Presidente anunció su visita al Puerto el próximo 14 de febrero para la inauguración de las instalaciones del hospital San Andrés en Chilví y del estadio Domingo ‘Tumaco’. En su encuentro con las autoridades se debe hacer una evaluación profunda de la seguridad de este municipio y ojalá se pongan en marcha medidas no coyunturales, sino profundas y contundentes, porque nos vamos a pasar toda una vida con balances y estadísticas, sin que las soluciones lleguen.

- Software por Activisual -