El pasado 11 de Mayo, cuando el sol bañaba la playa de Barú, en uno de los sectores más exclusivos de Cartagena, el fiscal anticorrupción paraguayo Marcelo Daniel Pecci era asesinado por dos hombres que llegaron en un Jetski hasta las inmediaciones del Resort Decameron del lugar. El “superfiscal” como era conocido Pecci, se encontraba en Colombia celebrando su luna de miel con su esposa Claudia Aguilera, quien horas antes le había dado una gran noticia, iban a ser padres.