Los nariñenses deberíamos estar preocupados por la falta de unidad para responderle al reto que nos ha impuesto la historia, que lo sintetiza el nuevo presidente en su mensaje a los nariñenses cuando al mismo tiempo que agradece nuestro apoyo, nos propone convertir a Nariño en la puerta de entrada a la agroindustria del país con fines exportadores para Suramérica, para lo cual, el saber de sus universidades debe estar modernizado. A eso Petro llama los vientos del sur.