Se encuentra usted aquí

Minuto a Minuto

EN VIVO

28/02/2018 - 09:46
Los sismos ponen en alerta a los habitantes y con esta aplicación usted podrá informarse de todo lo referente.

Vea También...









Recomendado

recomendado

13/11/2019 - 18:26
Foto: Europa Press
31/10/2019 - 11:40
El jefe de Estado anunció la presencia de 2.500 agentes, en los próximos 40 días, para resguardar la seguridad de los habitantes del departamento.
Foto: Presidencia
27/10/2019 - 21:54
El presidente de los colombianos se refirió a la jornada de elecciones regionales y realizó su balance.

Encuesta

¿Le conviene al gobierno de Iván Duque que Guillermo Botero haya renunciado?

Chica Instagram de Hoy

Chica Instagram

27/10/2018 - 15:56
La joven modelo estadounidense cada vez que publica una foto vuelve locos a sus fans y quienes no se cansan de elogiarla. ¡Mira las fotos!

Espacio Paranormal

Para ver más noticias escalofriantes ingrese AQUÍ

Martes, Febrero 5, 2013 - 08:14

Una cosa es mirar los toros de la tribuna y otra cosa es estar adentro. Al menos esa es la perspectiva que tiene la Administración del municipio de Pasto, que en el proceso de comenzar a ordenar el despelote de la ‘casa’ que dejó el gobierno anterior, ha sido blanco de fuertes críticas e incluso la amenaza de revocatoria del mandato que impulsa un movimiento social, cuando a penas se ha cumplido un año y un mes de mandato.

Bueno, cuando la ciudad se ve destruida, aparentemente abandonada, con desorden, sin oportunidades de trabajo, a alguien hay que echarle la culpa y como ya no se puede hacerlo con la pasada Administración porque los principales responsables se perdieron de la órbita, el que paga los platos rotos es el actual mandatario, en este caso Harold Guerrero, que ha soportado el peso de la diatriba.

Tal vez le ha faltado algo fundamental, mostrar lo que está haciendo y paso a paso como ha sido ese proceso de recuperar la ciudad y no sólo para cuando se cumple determinado tiempo y se entregan balances, porque se ha dejado pasar un lapso importante que lo llenan los detractores y los rumores.

Todos los pastusos, el resto de nariñenses y en general la gente que reside en este municipio capital, coincide que ha la ciudad hay que hacerle una reingeniería, y en esto no sólo caben las obras de infraestructura, mucho más la organización y la cultura ciudadana, y de esto si que nos falta, porque cada vez se hace más grande ese hueco de la indiferencia, la intolerancia y la falta de pertenencia. Lo primero se ve ante el público que espera resultados, lo segundo es imperceptible, pero esencial para la vida de una ciudad que necesariamente se tiene que emprender con una política que permita desarrollar los programas, sin el riesgo que venga la siguiente Administración y lo deshaga.

También es para muchos imperceptible la gestión, porque se requiere ver las obras y en ese sentido el alcalde de Pasto aseguró la consecución de 240 mil millones de pesos en menos de un año, presupuesto elevado, pero que tiene que verse plasmado en proyectos tangibles. Sin embargo se necesita tiempo y este hay que dárselo al mandatario para que pueda cumplir con lo garantizado. Claro está que sea el espacio prudente y no ocurra como en esos proyectos que ya se lleva casi una década y aún no se terminan, como ocurre con el ‘fastuoso’ Plan de Movilidad.

El alcalde Guerrero López también debe evaluar a sus asesores, secretarios y directores y determinar su competitividad y si esta no es clara o efectiva en la realidad, prescindir de estos, porque no por unos irresponsables se puede dejar hundir el barco.

Es imprescindible que el alcalde permita una activa participación de los sectores productivos y de la comunidad barrial a través de la veeduría para se tenga una completa vigilancia de los recursos y el manejo de las obras. Es decir, el alcalde tendrá decenas de ojos que le ayudarán a controlar.

Tengamos confianza en las transformaciones que pretende esta Administración y si queremos ver a nuestra ciudad mejor debemos rodearla y apoyarla, sin egoísmos, sin pretensiones políticas, porque si a estos anhelos le metemos intereses personales o partidistas, lo que se hará es entorpecer y ponerle talanqueras a los que quieren trabajar.

Por ejemplo, esos sectores recalcitrantes que se oponen al Plan de Movilidad y mantienen la presión para que el Ministerio de Cultura no levante la sanción y por ende tienen paralizado parte del proyecto, están obligados a recobrar la sensatez y permitir que las obras se hagan. Dejemos esos celos, envidias y esta viejo actitud de ‘pastuso come pastuso’ que por décadas nos ha rezagado del desarrollo.

La Administración por su parte está obligada a buscar los mecanismos para descongestionar esa tramitología y acelerar los trabajos, sin permitir que se involucre la corrupción como pasa con toda obra pública. Copiemos ejemplos como el de los japoneses que levantan megaproyectos en menos de un año o de nuestros hermanos ecuatorianos que trazan impresionantes redes viales en tiempo récord.

Por ahora guardemos la crítica y permitámosle trabajar al alcalde Harold Guerrero López, pues así como le dimos oportunidad cuando lo elegimos, tengamos confianza en las garantías y compromisos que ha hecho de laborar con honradez y transformar a Pasto.

- Software por Activisual -