NAICA: Increíble cueva de cristales gigantes

Buena vibra

Creíamos haber perdido la capacidad de asombro. Creíamos que nuestro planeta ya no nos guardaba más sorpresas. Pero el descubrimiento de la Cueva de los Cristales gigantes de Naica, en Chihuahua (México), corta la respiración. Alberga unos colosales cristales de selenita de dimensiones nunca antes vistas.

La mayoría mide seis metros de longitud, llegando algunos a alcanzar los once metros. La temperatura a esa profundidad es de entre 45º y 50º C. y el porcentaje de humedad de entre 90 y 100%, lo que  impide que el ser humano sobreviva más de dos horas en ella.

Las paredes y en especial el suelo de la cueva se ven salpicados de cristales aislados en forma de “bloque”, que en ocasiones se agrupan para formar agregados paralelos y algunos se cruzan de lado a lado de la cueva. Es uno de los lugares más extraños de la Tierra.

Sin embargo, escondida a 300 metros bajo la tierra, aparece La Cueva de los Cristales de NAICA, que ha esperado siglos para mostrarnos su gran belleza.

Cueva de los Cristales de Naica

Una gran geoda de paredes rojas, un útero natural lleno de cristales de selenita, ó “piedra de la luna” llamada así por su color, brillo y transparencia.

Las formaciones de yeso son las más grandes del mundo y tienen una antigüedad superior a los 250.000 años.

Las Cuevas de NAICA se encuentran en una mina, al sur del estado de Chihuahua, al norte de México. Las cuevas se descubrieron accidentalmente, debido a las actividades de exploración de la mina que, para poder explotar el mineral, requiere extraer agua caliente mediante un complejo sistema de bombeo.

Este sistema drenó el agua de las cuevas y -accidentalmente- se descubrió un extraordinario tesoro natural.

Casi 100 años después, en abril del año 2000, en el nivel -290, a 300 metros de profundidad, se descubren otras tres cavidades naturales:

  • “El Ojo de la Reina”.
  • “La Cueva de las Velas”.
  • La extraordinaria “Cueva de los Cristales”.
Category